Zidane se enzarza con Florentino por una venta del Real Madrid

Pelea en Chamartín

Tensión en el ambiente. Zinedine Zidane regresó al Real Madrid con la promesa de que sería amo y señor del club y tomaría todas las decisiones importantes, junto a Florentino Pérez. Pero parece que dichas palabras cayeron en saco roto.

Se pudo ver con Keylor Navas. ‘Zizou’ confiaba en el que había sido su portero titular y tenía previsto colocarle en el once por delante de Thibaut Courtois. Sin embargo, el presidente le obligó a apostar por el belga, pese a su pobre temporada, y a traspasar al costarricense.

Algo que al galo le costó a aceptar, pero accedió. Aunque, eso si, con una condición: que su hijo, Luca Zidane, actualmente el tercer arquero de la plantilla, pasase a ser el segundo, lo que le convertiría en la principal alternativa al ex del Chelsea y podría jugar algunos partidos durante el curso, como los de Copa del Rey.

Una idea que no convencía del todo a ‘Flo’ que, al igual que el resto del Mundo, ve en el jugador de 21 años un ‘enchufado’, pues sabe perfectamente que no tiene nivel para jugar en la élite y solo está en el Madrid porque el apellido pesa mucho.

Por esa razón, ha negociado su salida en forma de cesión a espaldas de Zidane. Ha pactado con el Clermont Foot de la Ligue 2 que juegue allí la próxima campaña, con obligación de compra si el modesto cuadro francés acaba ascendiendo a la Ligue 1.

Pérez quiere que el rol de suplente lo haga Andriy Lunin, una apuesta personal suya, que le reclutó el año pasado a cambio de unos nueve millones de euros y salió cedido al Leganés, donde no ha disfrutado de minutos, pero, cuando los ha tenido, ha dejado una gran impresión.

El ucraniano, de solo 20 años, además ha cuajado un gran Mundial sub 20, ayudando a su selección a alcanzar la final, un hito histórico, en la que se medirán a Corea del Sur.

 

Habrá lío.