“Zidane no se lo esperaba”. Y quiere que se tomen medidas en el Real Madrid

Espera que haya medidas.

Zinedine Zidane quería empezar el 2020 con mayor tranquilidad en su plantilla. Los jugadores que no cuentan para el cuerpo técnico estaban notificados de su estatus y se esperaba encontrar soluciones en el mercado invernal. Eran dos los nombres que apelando a la lógica debían salir del Real Madrid, sí, hablamos de los dos Díaz del equipo, Mariano y Brahim. ¿Qué les terminó pasando por la cabeza para quedarse?

Mariano en casi la totalidad de partidos esta campaña ha quedado fuera de las convocatorias, Zidane ha decidido que sus dos delanteros son Karim Benzema y Luka Jovic. Los 44 minutos que ha jugado apenas en Supercopa de España se suman a su lesión. Inexplicablemente prefirió quedarse antes que salir de la Casa Blanca, siente que puede ganarle el pulso a Jovic en lo que resta. 

Por otro lado, Brahim jugó muy poco también, breves pasajes, 23 minutos en liga, 54 en Copa del Rey y 17 en Champions League. El Getafe era el primer interesado, pero la promesa malagueña no quiso encontrar nuevos aires, pues su cabeza está cerrada a la idea de que puede ganarse un puesto. 

El estratega francés no se esperaba el grado de convencimiento demostrado por Mariano y Brahim teniendo todo en contra para su continuidad. 

Zidane presiona a la dirigencia del Real Madrid

Zizou quiere que el club haga su trabajo y logre vender a los descartes de la plantilla, porque tener jugadores sin participación en el equipo puede generar un conflicto de vestuario. 

La lista de descartes para el próximo mercado de verano está definida y espera que no se repitan los pocos movimientos de salida. Bale, James Brahim, Mariano, por nombrar algunos, eran jugadores que Zidane no tenía valorados de entrada para su equipo titular, pero tuvo que adaptarse. Ahora solo quedará luchar hasta el final e intentar mantener las aguas tranquilas medio año.