¡Bombazo en el PSG!: está decidido, se va

La decisión ha cogido por sorpresa a los aficionados de París

Cabía esperar una respuesta sorpresa desde París, ya se sabe que en bastantes ocasiones el propio rumor del río lleva ruido y certezas. Una, que es la que habla sola, es que el Barça quiere a la gran estrella del PSG Neymar Junior -al menos hasta el momento ya que la irrupción meteórica de Kylian Mbappé lo ha cambiado todo-. Otra, la más evidente, es que el jugador se quiere marchar, y la tercera, que a la postre es la fundamental, es que Nasser Al-Khelaïfi tiene dinero y carácter suficiente como para hacerle pasar las de Caín al jugador y al club culé.

Simplemente no es fácil ir a cazar a casa del cazador. El Paris Saint Germain es un club comprador por naturaleza desde que el jeque aterrizará en la capital de Francia, seguramente el más, como se ocuparon de escenificar el verano loco en el que se hicieron con la joven estrella francesa y el astro brasileño. Y de una tacada.

Neymar, con el PSG

Ellos dos junto a Edison Cavani han formado un tridente de los más letales que se recuerda en el país galo, eso sí, sin éxito en Europa, donde la inversión contrasta con la clasificación final del equipo. La orejona aún se resiste, para alcanzarla parece que aún pesa el galón de la historia, y el PSG, en ello, carece de plomo.

Con Mbappé intrasferible y Neymar, aún contra su voluntad, en una situación parecida, al conjunto parisino se le puede empezar a destruir su tridente mágico por la tercera pieza: Cavani, toda vez que el punta finaliza contrato al final de la presente campaña y ya suena para algunos clubes europeos. Uno, el más interesado ahora mismo y que quiere aprovechar la situación del jugador, es el Inter de Milan de Antonio Conte.

Para el técnico italiano la opción de uruguayo era remota, pero viendo las negativas del Manchester United por Romelu Lukaku y sabedor de la carta de libertad que obtendrá Cavani en menos de un año, quiere lanzarse a por él e intentar que esa situación juegue a su favor en las negociaciones con Al-Khelaïfi, disminuyendo mucho el valor por el que tasan al belga en Inglaterra, 85 millones de euros. Desde Italia se apunta que los nerazzurri podrían llegar a los 60 millones.