Lo de Neymar no tiene nombre (y no va del Barça ni del PSG)

El 'canarinho' intenta ocultarlo

Neymar Junior finalmente seguirá una temporada más en el Paris Saint Germain. El jugador brasileño no consiguió salir del conjunto parisino, quien ha conseguido retenerlo sin demasiada dificultad. La táctica del presidente Nasser Al Khelaifi fue sencilla: 300 millones de euros por Neymar o nada.

Obviamente, el Barça lo intentó ofreciendo jugadores pero la negativa de Ousmane Dembelé a ir al Paris Saint Germain echó por tierra el fichaje del brasileño, ya que sin meter al delantero francés en la operación el FC Barcelona no podía conseguir el dinero necesario para conseguir el fichaje de Neymar y además hubiese desequilibrado por completo la plantilla al tener hasta cinco delanteros de primerísimo nivel para tan solo tres puestos en el once titular.

El padre de Neymar, que hasta el momento había tenido pleno control de la carrera de su hijo, se dio cuenta que ese control lo perdió en el momento en el que vendió a Neymar al Paris Saint Germain. Con el Santos tenía un contrato ilegal para poder forzar su marcha y en el Barça dependía de la cláusula de rescisión, sin embargo, en el PSG no había nada, ni siquiera la rebeldía del futbolista brasileño iba a poder forzar la salida de Neymar de su jaula de oro.

Fue ofrecido al Real Madrid, pero hasta Florentino Pérez tuvo que aceptar la recomendación de Zinedine Zidane que desaconsejaba de todas maneras evitar la contratación del brasileño, quien hacía tiempo que había dejado de ser ese jugador que luchaba por ser el mejor del mundo para ser un personaje famoso y que tomaba decisiones muy erráticas tanto dentro como fuera del terreno de juego. 

Así que el último día de mercado, con Neymar queriendo salir del Paris Saint Germain, el brasileño se dio cuenta que ya no tiene mercado y que ni Barça ni Real Madrid iban a pagar una locura por su fichaje.