Otro robo al PSG: Ibrahimovic lo quiere y Brahim tiene nuevo enemigo

El centrocampista está dudando entre las dos opciones que tiene sobre la mesa

Parece que las últimas operaciones que está intentando el París Saint Germain en este mercado de fichajes ese le están atragantando más de lo habitual. Acostumbrado a convencer prácticamente a la primera tanto a jugadores como a clubes vendedores gracias a su impresionante poderío económico, en las últimas semanas Nasser Al-Khelaïfi está teniendo que pelear demasiado duro y se está encontrando en un escenario en el que no estaba habituado a jugar.

Le está sucediendo con el intento de llevarse a jugar a Francia al Skriniar, el central del Inter de Milán, y la misma película se está repitiendo con Renato Sanches. El jugador del Lille es otro de los que el PSG tiene en su punto de mira desde hace algún tiempo. Christophe Galtier, el nuevo míster parisino le conoce a la perfección después de haber coincidido con él y es una petición expresa del entrenador, pero todo parece enquistado y en los últimos días las negociaciones entre las partes apenas han avanzado.

El centrocampista llegaría para reforzar el juego del PSG en la zona ancha después de que Tchouameni eligiera marcharse al Real Madrid en lugar de jugar en París, y lo cierto es que ha declarado que le gustaría terminar jugando en el Parque de los Príncipes. Una de las principales razones, además de la económica, es la de conocer a Galtier y saber que contará con su confianza para poder disponer de minutos, pero en el conjunto parisino están empezando a saltar las alarmas porque creen que esta operación puede truncarse.

Y es que no son los únicos interesados en hacerse con los servicios del jugador portugués. El AC Milan está pujando también fuerte por el luso y, pese a que parten sobre el papel en desventaja por su posición económica, lo cierto es que están haciendo dudar al jugador. De hecho, las últimas informaciones de RMC Sport indican que Renato ha realizado un acercamiento al conjunto italiano al ver que la opción del PSG parece enquistada, por lo que no es para nada descabellado que el campeón de la Serie A le termine ‘robando’ a Al-Khelaïfi otro fichaje. Allí le esperaría un recién renovado Ibrahimovic y pasaría a ser la competencia de Brahim Díaz.