Karim Benzema y Zinedine Zidane fijan su plan en 2022: regreso exprés

La selección francesa, patas arriba tras los últimos resultados

Es innegable que la fase de clasificación para el Mundial de Qatar que se celebrará en noviembre del próximo año está dejando muchas sorpresas a nivel internacional y Francia está siendo protagonista de muchas de ellas. El conjunto comandado por Didier Deschamps parece haber perdido de forma significativa ese dominio apabullador evidenciado en la pasada cita de Rusia y, aunque la plantilla de Les Bleus sigue siendo prácticamente la misma que por aquel entonces, las alarmas han comenzado a saltar en el país galo con un nombre avistado en el horizonte: Zinedine Zidane.

Desde que el técnico oficializó su salida del Real Madrid hace poco más de tres meses, siempre se ha colocado al combinado galo como una de sus prioridades para proseguir con sus andanzas en los banquillos. Ahora, con un Deschamps que no convence (Francia ha cosechado tres tropiezos en los cinco primeros partidos de la fase clasificatoria), el nombre de Zizou vuelve a retumbar por las oficinas de la federación francesa y varias fuentes han dejado entrever que el puesto del bayonés no está afianzado: continuar en la misma dinámica podría provocar el cambio de director de orquesta en la vigente campeona del mundo.

Sobre el papel, un equipo que cuenta en sus filas con jugadores de talla de Kylian Mbappé, Antoine Griezmann, Paul Pogba, Raphael Varane, N’Golo Kanté o Karim Benzema no debería tener sumas dificultades para doblegar a sus rivales en esta primera fase de la cita mundialista. Precisamente el delantero del Real Madrid sería el gran beneficiado si finalmente se consuma la sucesión en el trono ya que Karim siempre ha evidenciado una relación de lo más cercana y personal con Zidane.

Así pues, tal y como ha afirmado L’Equipe en las últimas horas, Deschamps no tiene nada afianzada su llegada al Mundial de Qatar al frente de Les Bleus y Zidane empieza a ganar adeptos como su sucesor. La derrota en octavos de final frente a Suiza en la pasada Eurocopa parece haber hecho mucho daño en el seno interno del conjunto galo y las sensaciones manifestadas en los últimos partidos no invitan al optimismo, desde luego: Zidane, a un paso de regresar.