Fernando Alonso parece un disco rayado: lo de McLaren es de risa

El piloto español ya no sabe que decir

Fernando Alonso ya no sabe que decir. El piloto de McLaren sigue solando el mismo cuento gran premio sí, gran premio, también.

En la recta final de su carrera en la F1, con un monoplaza de risa, el asturiano fija los puntos como el gran objetivo en las siguientes carreras cuando en enero hablaba de victorias y podios.

McLaren ha convertido a Alonso en al hazmerreír de la F1, y no sólo por este año que está siendo la tomadura de pelo al cubo, también por las anteriores.  Y Fernando resiste el bochorno final como puede.

"Después de un par de carreras complicadas en Bélgica e Italia, decimos adiós a Europa y empezamos las carreras transoceánicas. Teníamos la esperanza de acabar con puntos y no dos abandonos pero lo positivo es que encontramos algo de ritmo durante el domingo en Monza", suelta Alonso.

"Lo importante para nosotros es centrarnos en la fiabilidad, sobre todo por el hecho de que el Marina Bay Street Circuit debería adaptarse mejor a nuestro paquete, así que tenemos que maximizar nuestro rendimiento. El objetivo sigue siendo puntuar", afirma el español.

"La competitividad se está incrementando a medida que avanzamos durante la temporada, así que sabemos que tenemos que seguir trabajando duro para mantener el ritmo de nuestro desarrollo en comparación con el de nuestros competidores. Estoy con ganas de rodar bajo las luces en Singapur y siempre es un fin de semana fantástico para los aficionados al automovilismo", termina.

Para Alonso hace años que la F1 dejó de ser fantástica.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información