La resaca del Gran Premio de Sochi que puede arrastrar a Vettel

El caos en la escudería italiana es total

Continua la resaca en Ferrari después del Gran Premio de Rusia del domingo. La escudería italiana siente que ha malcriado a un adulto y que ahora no puede otra cosa que darle lo que pide. Y lo que pide ahora es ganar por encima de los intereses del equipo. Eso hace que el piloto este por encima de la escudería. Una escudería otrora aspirante a ganar cada año y que ha visto que gracias a Vettel y a sus caprichos se ha convertido en el hazme reír y en la comidilla de los demás equipos del mundial.

El desorden que vive la escudería ya era patente antes de la carrera en Rusia. Sin embargo tras la clasificación, donde el equipo demostró estar con el coche preparado, siendo Leclerc primero y Vettel segundo, daban esperanzas para la tranquilidad.

Hamilton

Sin embargo la tranquilidad duró poco. Lo que tardó Vettel en saltarse las órdenes del equipo. No eran otras que seguir el rebufo de Leclerc para conseguir afianzarse en el segundo puesto. A partir de ahí crecer juntos en la carrera para conseguir de nuevo un primer y segundo puesto, algo que parecía olvidado para Ferrari.

Pero Vettel pasó de todos, se colocó primero y no dio opción a Leclerc para pasarle. Por radio el monegasco ya dejaba la pullita. Lo respeto pero no lo entiendo, dijo. Educado pero dejando claro que esto no iba a quedar así.

Vettel rompió motor, llámalo mala suerte, llámalo karma, pero era demasiado tarde. Hamilton y Vottas ya eran primero y segundo respectivamente. El rídiculo de Ferrari se había consumado gracias al egoísmo de Sebastian Vettel.

La situación es insostenible. Vettel debe de dejar Ferrari por el bien de la escudería. Aún tiene dos años más de contrato pero ambos deben sentarse, hablar y entenderse. Vettel necesita reflexionar y estar un tiempo fuera de la Fórmula 1. Su comportamiento no tendría cabida en ningún equipo de la actual parrilla. Vettel es muy buen piloto, pero no es Schumacher o Alonso.

Sebastian Vettel

Quizás el ego está matando a Vettel. Quizás es el creerse mejor y no acpetar el paso del tiempo. Pero por dignidad y por lo que ha sido, cuanto antes se vaya, mejor. Le daremos las gracias por todo y por hacernos disfrutar. Pero su tiempo ya paso.