Márquez teme por su nuevo enemigo: Honda, más en jaque por su crisis

Los demás equipos se refuerzan y eso complica las cosas para el resurgir de Honda y el piloto español

Es cierto que todavía queda muchísimo tiempo por delante como para pensar en el próximo Mundial de 2023, de hecho, ni siquiera se ha terminado el de este año y falta por decidir quién saldrá campeón del mundo en una clasificación general que está que arde con la pelea entre Fabio Quartararo, Aleix Espargaró y Francesco Bagnaia, pero es que ya están pasando cosas de cara a la temporada que vienen que están ilusionando mucho a la afición y que pueden marcar el devenir de los acontecimientos.

Los asientos siguen moviéndose en MotoGP y, pese a que ya cada vez quedan menos lugares libres, siguen produciéndose fichajes en los principales equipos. Recientemente ha sido Ducati la escudería que ha anunciado el fichaje de cara al año que viene de Enea Bastianini. El piloto italiano dejará Gresini Racing para poder cumplir un sueño, tal y como él mismo se ha encargado de catalogar este movimiento en declaraciones oficiales emitidas por el equipo, para pasar a pilotar la segunda Ducati en el equipo oficial.

Se trata de un gran paso para la carrera del italiano, que ha conseguido convencer a los máximos responsables de que él es el hombre adecuado para ocupar este asiento que todavía se encontraba libre. El otro aspirante era el español Jorge Martín, que se ha mantenido en la terna de candidatos hasta el último momento, pero finalmente los dirigentes han optado por Bastianini y por ‘italianizar’ más que nunca la marca transalpina.

Esta escudería, precisamente, va a ser una de las grandes aspirantes a lograr grandes éxitos en el Campeonato del mundo de la temporada que viene. Bastianini es ahora mismo sexto en el Mundial y ha dejado clara su calidad porque ha conseguido tres victorias en Grandes Premios a lo largo del curso, mientras que va a tener de compañero a Francesco Bagnaia, que es tercero y que está peleando incluso por hacerse con el título.

Será, por lo tanto, una piedra también más en el camino para Honda y Marc Márquez en el resurgir que tienen planificado o que al menos esperan para la próxima campaña. En la marca japonesa ya trabajan duro para salir de la crisis actual y este enemigo será difícil de batir el año que viene.