No callan más: Valentino Rossi acusa a Yamaha (y Maverick Viñales los destroza)

Los dos pilotos atizan y responsabilizan al mismo culpable

Valentino Rossi no se ha visto en otro igual en años de excelsa carrera.

El piloto italiano, afirman, logra milagro a lomos de una moto, la Yamaha, que es de chiste.

Una pensamiento que firma por igual su compañero de equipo, Maverick Viñales, quien dispara con bala.

“Hemos perdido cualquier objetivo, no sabemos a qué aspirar. Es seguro que hay mucho trabajo por hacer antes de poder decir que tenemos un objetivo. Las sensaciones son pésimas encimas de la moto. Ahora llega la gira asiática y solo espero que pase rápido. Motivación cero, expectativas cero”, atiza Viñales.

Maverick fija, incluso, los pasos a seguir para volver a ir hacia arriba: “Primero, hay que centrarse en ir directos a la Q2, cosa que parece difícil. No puedo afrontar un fin de semana pensando que puedo ganar porque no es verdad. No me puedo crear falsas expectativas a mí mismo. Tengo que darme cuenta de dónde estamos ahora. Y hacer que la moto vaya mejor. El objetivo de ganar se perdió hace muchas carreras. Ir a Q2 y veremos”.

Una andanada que Rossi remata desde el aviso y, casi, la desesperación: “Hacen falta cambios profundos. No es un problema de pilotos, es de todo lo demás”.

Problemas, y gordos, en Yamaha.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información