El tapado de Ducati no era Lorenzo, ¡sino Marc Márquez!

Su otro pretendido es Maverick Viñales

Aunque por ahora solo puede hablarse de rumores (ya se sabe que habrá un cambio de pilotos detrás de 2020 toda vez que finalizan los contratos en vigor), sí es cierto aquello que suele decirse: cuando el río suena, agua lleva. Eso no significa que Marc Márquez vaya a fichar por Ducati, sino que la marca sí lo sopesa. Ahora bien, de ahí a que se lo hayan propuesto en firme al de Cervera y este haya aceptado, hay un trecho. Por partes.

Márquez es el campeón, y no solo eso, es el monarca que ha implantado una dinastía bajo su nombre. Con ocho títulos mundiales y seis en la categoría reina, a solo uno de Valentino Rossi, y con la inalcanzable cifra de Giacomo Agostini de 15 títulos mundiales en el horizonte, el español de Honda puede decir que, a sus 26 años, sí está en disposición de cazar y superar al de Yamaha e ir a por los ocho en MotoGP del de Brescia. Los 15 aún quedan lejos.

Márquez y Lorenzo

Por eso Marc es la joya de la corona no solo de Repsol Honda, sino el bien más preciado del paddock: todos lo quieren, como reconocía esta semana a As el director deportivo de Ducati, Paolo Ciabatti. La marca italiana le ansía, pero también a Jorge Lorenzo, que este fin de semana en Japón comenzó a dar signos de vida, y Maverick Viñales.

Ducati piensa en este último como elemento capaz de bloquear el éxito de Márquez. Joven, con garbo y valor sobre la moto, técnico y desinhibido, Viñales bien puede ser una piedra en el zapato del hexacampeón del mundo de MotoGP. Ya se verá. De momento en Motegi fue el cuarto mejor, algo que le permite seguir en el podio de cara al resultado final. Y lo fue por el ritmo de la Ducati de Dovizioso, que le trajo por el camino de la amargura al de Figueras.

Maverick Viñales

¿Puede que la velocidad de la Ducati en Motegi le haga cambiar de aires? Veremos hacia donde disparan los transalpinos.