James Rodríguez tiene una pelea (y muy fea) en el vestuario del Bayern por esto

El cafetero, en apuros

James Rodríguez vive con un ojo en el Bayern y los dos puestos en la puerta de salida.

El colombiano no quiere pasar ni un día más en Múnich, una vez finalice su acuerdo de cesión firmado por el Real Madrid. Una actitud que le reprochan desde dentro. Y más con sus últimas declaraciones.

“Estoy entrenando duro para poder jugar. Tengo que mantener calma y estar bien para cuando pueda ayudar. El entrenador decide quién juega. Tengo que entrenar bien, y cuando juegue, tengo que hacerlo bien", asegura James Rodríguez. Afirmaciones que son el hazmerreír en el Bayern y que indignan a un vestuario que ve en la actitud y el pasotismo de Rodríguez, un problema.

“Todavía me quedan cuatro meses en este club. En este momento sólo pienso en Bayern Múnich. Pertenezco a Real Madrid, pero actualmente estoy aquí para darlo todo por este club", sentenciaba.

Tópicos, los pronunciados por James que, no por ello, han sentado mejo en una plantilla harta de los líos extradeportivos con el futuro del ‘cafetero’ y con Niko Kovac.

Los capos de la caseta germana no aceptan el papel de james de puertas afuera y aseguran que su compromiso y actitud está a años luz de la que precisa el equipo y Kovac.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información