Escándalo Bale: el último lío que revoluciona al Madrid (y Florentino, Solari y Ramos estallan)

El galo, una vez más en el disparadero

Lo de Gareth Bale va de mal en peor. Relegado a la suplencia por Solari, que ha apostado por dos futbolistas con menos ‘marketing’ pero más rendimiento como Vinicius y Lucas Vázquez, el galés no duda en mostrar su descontento cuando tiene oportunidad.

Y la última fue en Levante, en el encuentro que el Real Madrid se llevó con dos goles de penalti, uno obra del ‘11’. Un tanto a unos 10 minutos del final que desató la euforia del cuadro blanco, que pelea por adelantar al Atlético de Madrid en la tabla e intentar apretar la Liga Santander esperando el pinchazo del Barça.

Todos los jugadores de campo fueron a festejar la momentánea victoria, pero Bale esquivó todos los abrazos y no hizo ninguna señal de alegrarse tras anotar el gol que, a la postre, dio los tres puntos al Real.

No levantó la mirada del suelo, se alejó de todas las masas e incluso empujó a Lucas cuando se disponía a abrazarle. Un gesto que evidencia, por si había algún tipo de duda, su distanciamiento con el vestuario.

Gareth está enfadado con todos, no mantiene relación con nadie, salvo con Luka Modric, el único que habló con él tras el tanto, y ya ni se esconde en demostrarlo. Vive en su mundo y cada vez está más claro que estos son sus últimos meses vestido de blanco.

Florentino Pérez y Sergio Ramos ya no aguantan más los aires de estrella que se gasta el ‘Expreso de Cardiff’. Desde su llegada, su rendimiento ha dejado mucho que desear y ha estado más tiempo lesionado que sobre el césped.

No soportan las exigencias de Bale, que pide jugar por decreto como titular, sin habérselo ganado ni en los partidos ni en los entrenamientos. Solari tampoco está por la labor de ceder ante la presión y lo tiene más que decidido: el ex del Tottenham seguirá en el banquillo, por detrás de Vinicius, Lucas y hasta Asensio.

Y punto.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información