Falcao tapa el último escándalo (y Queiroz está metido en el lío)

Lío en la selección colombiana

Carlos Queiroz cuenta con Jeison Murillo para la selección colombiana. Sin embargo, la situación del futbolista del Valencia cedido al Barça no es nada fácil, tras llegar el pasado enero.

El cafetero pue petición de Valverde, que solo disponía de Piqué y Lenglet para el eje de la zaga, tras la lesión de larga duración de Umtiti y las constantes molestias de Vermaelen. Un fichaje poco comprensible, de un jugador que no contaba en su anterior club y que apenas había disputado tres encuentros en toda la temporada.

Murillo llegó sin rodaje y lo demostró en el partido de Copa del Rey ante el Levante, rozando el ridículo y con derrota culé. Más tarde, otra vez en copa, tuvo la oportunidad de reivindicarse contra el Sevilla. Pero nada.

Otro partido para el olvido y otra derrota azulgrana. Desde entonces, el defensa ha caído en el ostracismo. No ha vuelto a jugar un solo minuto y, tras las recuperaciones de Vermaelen y Umtiti y el fichaje de Todibo, no parece que vaya a volver a hacerlo.

Falcao, Quintero, James Rodríguez y demás pesos pesados de la selección ya miran con preocupación su futuro. El recuerdo de Yerry Mina sigue presente. Pero lo cierto es que las cifras de Jeison son aún peor: el actual futbolista del Everton al menos pudo disputar cinco partidos de liga y otro de copa.

Pese a que esperaba tener un papel secundario, no se esperaba jugar tan poco. Ni mucho menos pensaba que Umtiti, que llevaba sin pisar el campo desde octubre, le pasara por delante en las preferencias de Valverde, que fue su gran valedor. 

Por suerte para todos, su cesión solo se extiende hasta junio y no hay obligación de compra. Murillo regresará al Valencia y el Barça soltará lastre.

Misión fallida.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información