Las tres peleas en el Valladolid-Madrid (una muy fea con Sergio Ramos) que avergüenzan a Florentino

Los pucelanos se lo han puesto difícil.

La imagen dada por el equipo de Santiago Solari en Pucela ha sido como mínimo extraña. Los primeros 20 minutos han sido de los peores vistos en el Real Madrid en mucho tiempo y el Real Valladolid no se ha puesto 4-0 en el marcador tras esos minutos porque la suerte no le ha acompañado: un penalti fallado, dos goles anulados por el VAR por fuera de juego y finalmente el gol.

 

El Real Madrid se metió en el marcador con goles, fallos de los pucelanos en la mayoría de ellos, y finalmente acabó goleando un partido que el Valladolid habría ganado en la mayoría de ocasiones. Sin embargo, la goleada no tapó ni la mala imagen en cuanto a juego ni las tres peleas que han habido en la visita a Pucela del Real Madrid.

 

El día comenzaba con el expediente a Isco Alarcón por petición de Santiago Solari, algo que no sentó nada bien al malagueño que difícilmente vuelva a vestir la camiseta del Real Madrid en partido oficial. Tras ello llegaba la bronca entre Sergio Ramos y Marcelo en el entrenamiento prepartido cuando el brasileño mandaba a sus compañeros a hacer algo que no pondremos en estas líneas porque nos vetarían, y finalmente en el encuentro se pudo ver la ruptura dentro del equipo en un contraataque que Marco Asensio tuvo que parar cuando vio que detrás suyo no había subido nadie y Dani Ceballos y Modric, que eran los más cercanos, estaban andando, algo que el balear les recriminó con ganas. El resultado fue lo mejor que les pasó a los hombres de Florentino Pérez en Pucela, nada más que guardar.