La clave (en números) de que Kroos sea una bombilla fundida por Benítez

El futbolista alemán lleva dos temporadas en el Real Madrid, y en casi ningún momento ha jugado en su sitio

Lo de Toni Kroos en este Real Madrid va a merecer una medalla aparte. El bajo rendimiento que el mediocentro germano está exhubiendo en esta primera parte de la temporada se debe (según diversas teorías y/o análisis de expertos) a una baja forma física, aderezada por el hecho de que siempre o casi siempre juega de mediocentro puro. Antes con Ancelotti, ahora con Rafa Benítez. Un puesto que requiere un sacrificio y un recorrido que Kroos nunca estuvo acostumbrado a hacer, ni en el Bayern de Múnich ni en la selección, donde esa posición la ocupan otros.

 

La salida de Xabi Alonso hizo que Kroos 'ocupara su rol' en el verano de 2014. Pese a todo la primera parte de su primera campaña de blanco fue impecable, siendo un hombre fundamental en la construcción del juego y en las jugadas a balón parado, y ofreciendo su fútbol exquisito en cada campo que pisaba. Sin embargo, tras un curso muy exigente tanto en Alemania como en el Mundial, que por cierto ganó, se vino abajo físicamente en la segunda mitad de la campaña, a principios de 2015. Parece que todavía no se ha recuperado del todo. Y tanto Carletto como Benítez insisten en que sea él y no Luka Modric el hombre que casi baje hasta la línea defensiva para ayudar a los dos centrales a sacar el balón.

 

Sin embargo, en los últimos partidos la irrupción de Casemiro ha variado notablemente el papel de Kroos, regresando a la que es en verdad su demarcación natural, la de interior o centrocampista que juega por delante de un mediocentro puro en una línea de tres hombres. Un puesto en el que tiene que correr menos, toca más la pelota y llega con el esférico a la frontal del área contraria, pudiendo realizar esos disparos de media distancia tan característicos suyos (en el Bayern y con Alemania hacía y hace bastantes goles, cosa que no hace en el Madrid).

 

Pero... pese a todo, el calvario de Kroos como 'pulmón inagotable que se va apagando' continúa. Pudo verse en el segundo tiempo del partido contra el PSG en el Bernabéu. Y tiene su explicación. Las múltiples bajas que arrastra el Real Madrid en la delantera, con Gareth Bale y Benzema lesionados desde hace bastantes choques, ha mermado al equipo y también la primera línea de presión sobre las defensas contrarias. No es que la BBC sea la línea de ataque que más presione del mundo pero el francés y el galés (ahora en una posición más centrada, lo que beneficia su papel en la presión) saben hacerlo mejor de lo que Cristiano -centrado pero abandonando el centro- Jesé e Isco hicieron ante el PSG.

 

En muchas ocasiones era Kroos el hombre llamado a correr hacia delante para presionar la salida de balón de los franceses, lo que provocó que se vaciara. De hecho, el alemán fue el jugador que más corrió de todos los que estuvieron sobre el césped el pasado martes, según podemos leer en EcoDiario. Casi 12 kilómetros. Una barbaridad para él.