Los movimientos (y el nuevo candidato) para suplir a Poyet en el Betis

Los movimientos (y el nuevo candidato) para suplir a Poyet en el Betis

No está nada claro que el uruguayo vaya a llegar al próximo encuentro de Liga, pero tampoco está descartado.

El futuro a corto plazo del Betis en lo deportivo podría calificarse ahora mismo de completamente incierto. Y es que, si bien la voluntad de gran parte de la cúpula directiva del cuadro verdiblanco es cesar a Gustavo Poyet en cuanto se pueda, hay varias cuestiones que están retrasando no ya esa acción, sino la misma toma de la decisión en sí. Este mismo martes, contábamos en DB que un viaje de Miguel Torrecilla, que a estas horas podría ser ya la única persona que defiende al charrúa dentro de la entidad (quitando al vestuario, que en ningún momento se ha posicionado) ha retrasado todo, pero al mismo tiempo se suceden los rumores y las noticias.

 

Y estas últimas apuntan a nuevos nombres a la hora de poder ocupar el banquillo del Benito Villamarín. El Consejo de Administración bético no se reunió en la tarde de ayer lunes. No quieren precipitarse a la hora de tomar una resolución definitiva. Y el parón por partidos de Selecciones juega al mismo tiempo como elemento beneficioso y perjudicial: por un lado no hay excesiva prisa; por otro, tampoco hay un plan establecido demasiado claro.

 

Luis García Plaza

 

Lo que parece seguro es que, por ahora, el Betis sondea candidatos de garantías para sustituir a Poyet, y ninguno termina de convencer. A los conocidos nombres de Javi Gracia (difícilmente accesible por tener contrato en vigor y un alto sueldo con el Rubin Kazan) y el portugués Marco Silva, se suma ahora el del madrileño Luis García Plaza. Muchos ni recordarán a este técnico, que ocupó el banquillo del Getafe entre las temporadas 2011 y 2014. No ejerce desde marzo de este año, después de un periplo de casi dos temporadas en el Baniyas, club de Emiratos Árabes Unidos. Con un curriculum en el que, por lo demás, figuran equipos como Elche, Levante o Villarreal B, parece una opción sin excesivo peso.

 

También suena Míchel, como casi siempre que el técnico está libre y hay algún banquillo libre o en previsión de estarlo en la Liga. Pero lo cierto es que, a día de hoy y resumiendo, existe voluntad de prescindir de Poyet, pero si no se ha hecho ya es porque no se tiene claro cuál sería el 'Plan B'. El club andaluz sigue buscando.