El Bayern desata otra bomba: ¡va a por el amigo de Frenkie de Jong!

Es una de las estrellas de la pasada Champions League y un golpe de efecto

Con un rotundo fiasco la pasada temporada en la Champions League y ante la necesidad de vencer un año más en la Bundesliga a un Borussia de Dortmund que viene crecido tras vencerles con soltura en la supercopa alemana por dos tantos a cero y que se ha reforzado muy bien, el Bayern de Múnich sabe que necesita un fichaje más, uno de altura y desborde.

Es cierto que por banda tiene la calidad de Kingsley Coman, un jugador que suele cumplir en sus participaciones, pero también lo es que el francés tiene fama de endeble, con una importante tendencia a las lesiones, y eso preocupa a un Niko Kovac que aprieta, por necesidad, para fichar otro recurso arriba, más allá de Robert Lewandosky, quien se ha levantado en armas por la política de fichajes del club bávaro (por la ausencia de ellos más bien).

Lewandoski, en el banquillo del Allianz

Por tanto la sensación de obligación en el entorno Bayern es generalizada y el esfuerzo final va a llegar. Leroy Sané era el deseado, pero su incorporación se complicó en exceso por el dinero que exigía el Manchester City, más de 130 millones de euros, y sobre todo por su grave lesión de rodilla. Por lo que Kovac ha vuelto a insistir en un nombre que gusta en el club y al entrenador: Hakim Ziyech.

El zurdo del Ajax, que acaba de renovar su contrato con el equipo holandés hasta el 30 junio de 2022 y que fue una de las sensaciones del conjunto neerlandés la pasada campaña, tenía una oferta del Sevilla pero quería asegurarse llegar a un club grande, con aspiraciones de títulos importantes, por lo que la oferta del Bayern sería justo lo que busca y forzará su salida si finalmente los dos clubes entran en conversaciones por él. 

No obstante, su venta se habría complicado bastante con la reciente renovación, que responde a una doble estrategia del jugador y del Ajax de blindarse ante un posible fiasco con el conjunto alemán, pero el Bayern no va a renunciar y si no puede ficharle este verano irá a por él el año próximo. Eso sí, no es la única posibilidad de los de Kovac