¡En invierno!: Florentino Pérez guarda 160 millones por el bombazo del año

Las negociaciones con el crack están abiertas y el presidente quiere romper el mercado cuando menos se espera

Los grandes fichajes, los que suelen llevarse la palma entre los más sonados y caros de todos los tiempos, son en la época estival, especialmente porque permiten al club vendedor usar ese dinero para buscar sustitutos. Sin embargo no hay nada que impida que esto se lleve a cabo en invierno, cuando los equipos ya tienen configuradas sus plantillas y solo van al mercado a buscar recambios que normalmente no pasan de parches. Hay excepciones, pero son las menos.

El Real Madrid, que tenía una serie de necesidades para este año tras el fracaso de la temporada pasada, gastó rápidamente 300 millones por lo que cualquier negociación posterior se convirtió en una utopía en la que los intercambios de jugadores eran tratos a la baja sin posibilidad de éxito. Los clubes quieren cash, nada de piezas de recambio. Por eso fracasó el intento por Paul Pogba o Bruno Fernandes y por eso lo hizo el de Neymar, entre otras cosas.

Ahora bien, a Florentino Pérez, un negociador paciente, le asaltan muchas dudas tras un inicio dubitativo de su equipo y su entrenador, y ya está pensando en revoluciones para no acabar sin títulos la temporada. Si vienen mal dadas, guarda 160 millones para dinamitar el mercado y destapar una bomba que lleva preparando desde hace tiempo.

Florentino Pérez, presidente del Real Madrid

El deseo del presidente es Kylian Mbappé, pero su llegada a la casa blanca es prácticamente imposible antes de 2022, por lo que se guarda esa ficha para el futuro. Por el contrario, pese a que muchos piensan en Neymar, hay otro anhelo superior en el que sí coinciden Zinedine Zidane y él por delante en su caso incluso de un Paul Pogba que están sondeando, y serviría para romper la baraja europea y presentarlo como bomba invernal, con cuerda para rato y con derecho a soñar por todo: Jadon Sancho. Sabe que el Borussia Dortmund, aún en invierno, sí le vendería por esa cantidad, y cree que la vale con creces.

Cuidado que, además, el Madrid tiene a piezas que, de no funcionar, servirían para tratar de abrir por Sancho la opción dinero más jugadores. Todos los escenarios están planteados y la ofensiva, salvo que el Madrid comience a funcionar como un reloj, podría tomar rumbo de crucero desde noviembre.