Bombazo de Florentino Pérez: ¡se la juega a James Rodríguez!

¡Cuidado!, el colombiano puede ser el eje de una jugada maestra del presidente blanco. Mira

El Real Madrid tiene un objetivo entre ceja y ceja y es deportivo: encontrar la regularidad perdida y aún no conseguida, y alcanzar invierno si no en lo alto de la tabla clasificatoria sí al menos muy cerca, a uno, dos o tres puntos, para afrontar la segunda, y decisiva, parte del campeonato con moral y las opciones intactas. Esta obviedad que se le debería exigir a un club como el Madrid ha sido una meta demasiado ambiciosa en las últimas temporadas, donde el conjunto blanco se ha desangrado sin control antes incluso de alcanzar el parón invernal del LaLiga en diciembre.

Y eso es inaceptable. De ser así Florentino Pérez tomaría cartas en el asunto, la primera dirigida hacia su entrenador fetiche, Zinedine Zidane, y la segunda contra algunos de sus futbolistas, especialmente los que tiene un caché de cracks y deben de tirar del carro. De ellos, Gareth Bale, contra todo pronóstico, al menos el de Zizou, es el que más está cumpliendo. También Toni Kroos que está mostrando su mejor versión, e incluso el defenestrado James Rodríguez ha ilusionado con su irrupción en el once el día del Real Valladolid, pero su lesión ha impedido fijar si su ambición por ser importante de nuevo es transitoria o con calado.

Zidane, entrenador del Real Madrid

Varias voces importantes en el club aseguran que el cafetero está dispuesto a sacrificarse para ganarse la confianza de Zizou y Florentino Pérez, y así quedarse en el Madrid. Porque su vida deportiva en la casa blanca le va en ello, ya que James es el activo más nombrado en las oficinas del Santiago Bernabéu como moneda de cambio en  una transacción de altas miras.

De hecho, desde Madrid, especialmente el míster galo, miran con esperanza a Manchester, donde la situación de Paul Pogba es tensa con su afición y la directiva. Si esta sigue añadiendo tensión a la cuerda, puede romperse y el conjunto de Concha Espina espera estar debajo para recoger el guante. Y esto mismo puede suceder en invierno, donde se abre la segunda ventana de fichajes del año. Aún es pronto, pero si James no aporta y Pogba no está cómodo, el Madrid ya tiene su baza para abaratar un intento que, de darse estas circunstancias, llegaría por parte del máximo dirigente blanco.