Niko Kovač sueña con dos jóvenes (que ya son cracks) para conquistar Europa

El Bayern mantiene la opción Demebelé, si fallan

La situación del Bayern de Múnich es similar a la de la Juventus y parecida a la del Manchster City, ganan con cierta suficiencia en su competición doméstica, la Bundesliga, pero no consiguen el mismo éxito en Europa. De hecho, la sensación en Alemania es que el Bayern se ha ido alejando en las últimas temporadas del objetivo y cada vez cae con más premura en la Liga de Campeonas, sin ir más lejos en la pasada campaña se vio apeado en los octavos de final ante el Liverpool de Jürgen Klopp.

Si bien es cierto que desde que la ganaran en 2013, los bávaros siempre han estado entre los clubes con posibilidades reales de alzar la orejona, también lo es que han fallado cada nuevo año. Prueba de ello es que no han vuelto a una final desde el título de hace seis años. En 2014, 2015 y 2016 cayeron ante Real Madrid, Barça y Atlético de Madrid en semifinales. En 2017 fue de nuevo el Madrid su verdugo, esta vez en cuartos, algo que se repetiría en la temporada siguiente en semifinales. De las últimas 20 ediciones, el Bayern solo ha conquistado dos, por las seis del Madrid y las cuatro del Barça.

Si bien no es un mal bagaje, los alemanes quieren formar un plantel con capacidad para plantarse, al menos, en la próxima final. Y Niko Kovac, su cabeza visible, ansía dos piezas para su bloque que cree podrían dar un salto de calidad muy significativo en aras de lograr esa meta: Leroy Sané y Timo Werner.

Timo Werner, jugador de la Selección Alemana

El caso del extremo del Manchester City marca la planificación del punta del RB Leipzig. El director ejecutivo del Bayern, Karl-Heinz Rummenigge, ha confirmado que su equipo quiere a Sané, y, pese a que los citizens no querían desprenderse de él, el jugador ante la falta de oportunidades habría pedido el traspaso en busca de minutos en un grande. La operación, con duros flecos aún por concretarse, podría cerrarse por 80 millones de euros. Las conversaciones están avanzadas.

Una vez que llegué el alemán, el Bayern se lanzaría a por el otro internacional de la Mannschaft, eso sí, en el caso de que cuadren las cuentas. No obstante, Werner interesa y mucho. Es joven, tiene 23 años, y credenciales de sobra para triunfar en el Allianz Arena, sin ir más lejos la pasada campaña anotó con su equipo 19 goles y repartió 10 asistencias en 37 partidos.

Kovac sabe que estas piezas son fundamentales y espera obtenerlas: son sus prioridades. Aunque hay alternativas, como la de Ousmane Dembelé, del Barça.