TOP Secret: ¡Despedido! Pochettino se pondrá al mando y convencerá a Pogba

Dos bombazos en uno ¡Todo está listo!

Demasiadas caídas como para no sufrir heridas, y tantas desilusiones que es imposible ilusionarse. Así camina desde hace años el Manchester United, que ya parece no tener un mal de entrenador, sino de moldeo de juego e institución, de asuntos más hondos en los que solo una reforma estructural pueda sacar de la oscuridad a los red devils. Y Ed Woodward y la cúpula de Old Trafford pueden tener la clave cerca, a la vuelta de la esquina.

El actual míster del equipo, Ole Gunnar Solskjaer, lo sabe y busca alterar el estado de ánimo de sus futbolistas formulándoles una amenaza: “mi puesto está en vuestras manos”. Solskjaer sabe que si el United pierde sus dos próximos partidos, de una complejidad extrema, una exigencia tremenda y mediáticamente decisivos, se irá a la calle. Y puede que ocurra, ya que los diablos rojos se ven las caras con el Tottenham y el Manchester City en menos de cuatro días.

Ola Gunnar Solskjaer

Mañana el United recibe a los londinenses y a su ex entrenador, José Mourinho; el sábado a Pep Guardiola y sus skyblues. Quizá no sean los dos mejores rivales para jugársela, pero es lo que hay. Solskjaer, además, sabe que su sustituto ya está esperando y sí tiene un plan de reconstrucción que desde el inicio pretende influir incluso en Paul Pogba.

Y su nombre es Mauricio Pochettino, que sonó para el Madrid pero hoy por hoy es imposible que Zinedine Zidane pierda su puesto. El argentino ya ha contactado con las oficinas del Teatro de los sueños y ha dado el sí al United, solo necesita la confirmación, la puntilla sobre el preparador noruego. Pochettino de esta forma volvería a la Premier, a un grande y podría contar con un equipo de calidad con el que construir sin prisa (los objetivos grandes están perdidos), con un bloque de calidad, competente y eficaz, aunque, eso sí, con la moral por los suelos. Y en su cuaderno de bitácora tiene dos cosas en mente: hacer al equipo más aguerrido y confiar en las contras; y convencer a Paul Pogba de que lidere ese cambio. No será fácil, pero es su nuevo reto.

Mauricio Pochettino