Florentino Pérez se cabrea y quiere su Balón de Oro: ofertón de 250 'kilos'

No va a esperar más

Ver a Leo Messi en lo alto del fútbol, una vez más, no solo resulta hasta cierto punto comprensible, sino lógico, más que nada porque el argentino es el futbolista más determinante en lo que va de año. Si bien los premios individuales siempre son injustos en un deporte colectivo, el sexto Balón de Oro del sudamericano supone un espaldarazo para su club, el FC Barcelona, que siempre le ha defendido como el mejor de siempre.

Aunque este triunfo, unido al del Wanda Metropolitano, este sí fundamentado en el bloque pese a que fuese Messi quien anotó el tanto de la victoria, dan alas a un Barcelona que parece haber encontrado, dentro de su caos interno (Rakitic, Dembelé, Vidal, Aleña, Neymar…), una estabilidad suficiente como para afrontar este último tramo de 2019 con las máximas garantías de ser, otra vez, el mejor equipo de España.

Con el permiso del Real Madrid, claro. Los blancos son colíderes junto a los blaugranas y saben que lo mismo pueden en El Clásico caer y confirmar el liderato catalán, que dar un golpe demoledor sobre la mesa y tomar la sucesión. Ahora bien, el que hoy no está contento es Florentino Pérez, que siempre prometió tener a los mejores del mundo en su equipo, y ahora el mejor del mundo vuelve a ser azulgrana.

Leo Messi

El máximo dirigente merengue cree en el equipo actual, pero sabe que debe encontrar un líder para el futuro, uno en el que presumiblemente no estén ni Messi ni Cristiano y que busque una alternativa a los dos grandes dominadores de la última década. Y para el presidente, ese jugador tiene que estar en su equipo.

Presumiblemente el elegido parece ser Kylian Mbappé, pero Florentino no puede acometer este verano su fichaje, no tiene argumentos ecónomicos para ello y esperará otro año más. Lo que sí puede es lanzar un alegato a Europa y fichar un crack que rompa el mercado: Harry Kane. Todos los caminos apuntan al inglés, al que intentará cerrar ante del inicio de la próxima Eurocopa con una demostración de peso: 250 millones de euros, la mayor inversión hecha por el Madrid de siempre.