La venganza de Ernesto Valverde contra el Barça está servida

¡Ojo a esto!

Ha sido irse Ernesto Valverde del Barça y los problemas, que no eran menores con el txingurri pero al menos la plantilla estaba contenta, se han disparado. Y eso que el Barça ayer goleó sin piedad a otro Primera División, el Leganés, en los octavos de final de la Copa del Rey por cinco tantos a cero. Sin embargo ahora los culés pasan por uno de los momentos más delicados que se le recuerdan en el último lustro y van a tener enfrente en cuartos de final al equipo del míster vasco, que no le trae buenos recuerdos cuando ha estado ligado a los bilbaínos.

Al menos esta temporada, ya que el Athletic Club ha sido uno de esos equipos capaces de doblegar a los culés esta temporada y lo hicieron en la primera jornada de liga con un golazo de Aduriz de chilena que difícilmente olvidarán los aficionados de San Mamés. Eso sí, los buenos años del Barça –temporadas de dominación culé del Campeonato Nacional de Liga- impiden que le sean favorables los choques entre uno y otro a los del País Vasco. Ni mucho menos: en estos choques, el cuadro vasco, antes de la victoria de agosto, han perdido todos los partidos con los de la Ciudad Condal en liga, derrotas que no se ponen fin hasta la temporada 13/14, donde ganó el conjunto rojiblanco por última vez.

Lo que sí hicieron -y fue gracias a Ernesto Valverde, que por entonces era el entrenador del Athletic- fue ganarle una Supercopa de España, en 2015, al Barcelona. Un año después el míster ficharía por los azulgrana y ganaría dos ligas consecutivas, una Copa de Rey y una Supercopa de España, ambas al Sevilla, al que goleó por cinco tantos a cero y ganó dos uno, respectivamente.

Ahora la suerte ha deparado un Athletic Club de Bilbao vs FC Barcelona en cuartos de final y ha querido que el duelo, a partido único, se dispute en La Catedral, por lo que, in principio, los rojiblancos parten con cierta ventaja. No cabe la menor duda de que el txingurri, como un aficionado más, animará al Athletic en la que puede ser una venganza anticipada por la extraña y precipitada destitución que sufrió hace unos días.

Copa del Rey