El aficionado del Barça llora: no se aguantan ¡y Bartomeu quiere echarle!

La guerra ha estallado y Griezmann y Leo Messi no lo ocultan

El Barcelona y el Real Madrid no pasan por su mejor momento, parece que, al estilo de las burbujas inmobiliarias, la política de grandes fichajes está pasando factura. Este hecho es especialmente palpable en el Barça donde la animadversión entre sus estrellas es manifiesta y ya ni siquiera lo ocultan. El problema es que en esta trifulca cuentan todas las estrategias y algunas pueden doler mucho a la masa social blaugrana.

Leo Messi, estrella indiscutible del Barça y del planeta fútbol, sigue siendo la bandera del Barça, pero sin luz, con cada año que pasa, empieza a apagarse y este año con las lesiones está quedando de lado. Esa circunstancia la están aprovechando sus detractores dentro del club, que los hay, para mellar su influencia. Estos saben que una guerra abierta con Messi es un suicidio, por lo que han instaurado un núcleo de poder en el vestuario capaz de ganar fuerza.

Y es el formado por los franceses. Antoine Griezmann, Lenglet y Dembelé no van a enfrentarse a Leo Messi, pero pasan de largo por los entrenamientos y los partidos sin hablarse, y lo que es más importante, sin mostrar pleitesía. Hay quien puede ver una relación profesional pero es que no existe casi comunicación entre ellos. Griezmann sabe que el club, con Josep Maria Bartomeu a la cabeza, está molesto con Gerard Piqué, Leo Messi y Luis Suárez por sus críticas a su gestión, y que el presidente confía en él, por lo que El Principito, sabiéndose respaldado, soltó ayer la bomba en rueda de prensa: no nos hablamos, dijo sobre el crack argentino.

Griezmann

Hay quien ve una confirmación y un reto al poder del triunvirato. Antoine lo ha arriesgado todo por fichar por el Barça y no piensa ceder ni ante Messi ni ante nadie, por lo que si no les gusta su presencia porque impidió la llegada de Neymaar, peor para ellos. Él ha venido para quedarse, seguirá habiendo otros amigos en la plantilla, por ahora con sus compatriotas. Además Dembelé le ha comunicado que tiene contrato y piensa cumplirlo, tanto si le gusta al Barça como si no, por lo que la situación, con ambos con contrato vigente, sitúan a Leo Messi en la encrucijada de tratar de imponer su ley sobre los nuevos díscolos… o tomar la vía de la salida al final de temporada.

Luis Suárez

De momento le ha llegado que el club planea acciones contra su gran amigo uruguayo al final de la campaña.