¡Despedido! Messi no lo aguanta más: ¡Relevo galáctico en el Barça!

Al argentino se le acaba la paciencia

Antoine Griezmann ha tenido una adaptación mucho más compleja al Barça de lo que se esperaba. Tras realizar una pretemporada poco ilusionante, esperaban que poco a poco, y a medida que pasaban las jornadas, fuera capaz de asentarse y de demostrar su verdadero nivel. Pero hasta la fecha, siguen esperando. Tan solo ha jugado un par de partidos a buen nivel y, el resto, ha desaparecido.

Pagaron 120 millones de euros por él y no quieren que se repita lo sucedido con Philippe Coutinho. El ex del Atlético de Madrid y la Real Sociedad está avisado y, si no espabila y recupera su mejor versión, será colocado en la lista de transferibles, antes de que su valor de mercado decaiga y sea imposible encontrarle un destino o tengan que aceptar una venta a la baja.

Leo Messi comienza a acabársele la paciencia y ya habría mandado a la directiva ir ofreciendo los servicios del ‘17’. Y para las grandes citas, antes prefiere a Ansumane Fati, a pesar de su juventud, o Ousmane Dembélé, a pesar de su actitud y su poca profesionalidad. Porque al menos, cuando juega, deja destellos de su gran habilidad con el balón, mientras que ‘Grizzi’ pasa completamente desapercibido. 

El capitán culé, además, lo ve como la excusa perfecta para volver a intentar el fichaje de Neymar Junior. No se ha olvidado de su íntimo amigo y sigue confiando en volver a compartir vestuario con él, a pesar de que el Paris Saint-Germain puso infinidad de obstáculos para dejarle salir. Está dispuesto a perdonarle todo, y el brasileño incluso se rebajaría el sueldo.

Como ya aseguró Gerard Piqué, la plantilla también le recibiría bien. Y el propio Griezmann podría entrar en la operación para llevárselo del Parque de los Príncipes.

El nombre del canterano del Santos vuelve a escena.