Duro mensaje: Si no mejora, ¡fuera! ¡Zidane duda de la estrella del Madrid!

El entrenador y Florentino Pérez le exigen resultados y compromiso ¡ya!

Hay una lectura superflua del gran derbi del fin de semana que sin bien encierra un dato objetivo, esconde otras muchas realidades a tener en cuenta con respecto al Real Madrid de Zinedine Zidane. Aquél es el que habla de un líder sólido, que visitó uno de los dos campos más complejos del LaLiga y salió reforzado, empatando a uno con el Atlético de Madrid, arriesgando poco y permitiendo menos. Joao Félix y Diego Costa fueron un hincha más, espectadores de lujo, igual que Thibaut Courtois.

Eso es innegable. El Madrid es más pétreo y solidario, más eficaz en la labor defensiva y bregador en lo táctico, destruye con eficiencia las armas rivales. Este nuevo equipo blanco nacido de las cenizas del Parque de los Príncipes es una roca inamovible. Y es lo que busca Zidane, la excelencia defensiva a partir de la cual construir partidos largos en los que la rápida transición merengue termine por desequilibrar la guerra táctica. En el peor de los casos, para Zizou, los equipos que sean capaces de contrarrestar su discurso se llevarán un punto, como ayer. Pero eso es poco para el hincha de Concha Espina. Le vale ahora, para lamer heridas, pero a la larga ese guion cansa a la grada del Santiago Bernabéu.

Y también a Florentino Pérez y el mismo Zinedine Zidane, que embutido en este corpus pensaba que sus jugadores de calidad marcarían diferencias en el intercambio de golpes. Y no lo están haciendo. Si Benzema no marca, la sequía aparece: Gareth Bale surge una de cada tres ocasiones, como el Guadiana, aunque este hecho no importa tanto a Zidane, le vale con eso mientras el galés se ponga el mono de trabajo en defensa. Sin embargo lo que sí le preocupa y no le gusta es el rendimiento de la gran estrella blanca: Eden Hazard.

Zinedine Zidane

El belga, fuera de forma, no brilla en defensa ni destaca en ataque. No acostumbra a encarar, falla controles fáciles y no tiene ese cambio de ritmo que le llevó a ser considerado uno de los 5 grandes del fútbol actual. Simplemente, Hazard no está respondiendo. Y eso para Zidane, en un Madrid siempre de urgencias, es inaceptable.

Se lo ha hecho saber al jugador y le ha pedido compromiso para ponerse rápido al ritmo de sus compañeros, a la vez que le exige resultados verticales acordes a los recursos atacantes que tiene y por los que se le contratóHazard, "serás titular por ahora, pero debes mejorar y aparecer", le ha dicho. Y ya sabemos que si los resultados acompañan, nadie cuestiona en el club a un Zidane que ya sentó a otras estrellas en el pasado.  

Eden Hazard