¡Fichadme ya! Este crack llama a Florentino Pérez y se ofrece ¡para enero!

El entorno de la estrella de la Premier League telefonea al presidente del Madrid ¡Quiere venir ya!

El Madrid ha empezado a carburar y tanto Florentino Pérez como Zinedine Zidane están más tranquilos y las urgencias, al menos hasta lo que pase en el Wanda Metropolitano este sábado en el Derbi, están aminoradas y no queman. Y eso es un descanso para unas oficinas del Santiago Bernabéu que han fulgido de actividad en el último año (todo aquel tiempo desde la desastrosa temporada pasada y parte del inicio de esta). Con tiempo, el Madrid puede pararse a pensar y plantear qué quiere para el futuro.

Y lo están sopesando, tanto el entrenador como el directivo, porque si el Madrid va bien, al final, las grandes estrellas vuelven a mirar sus techos como los más deseados. Desde luego que es pronto, pero tanto Zizou como Florentino saben que si vuelven a gobernar en Europa siempre será más fácil convencer a los grandes cracks que queden disponibles en el mercado, léase Kylian Mbappé, Jadon Sancho, Paul Pogba

Mauricio Pochettino

O Christian Eriksen. Y es que el danés, que se ha cansado de dar los pasos que el medio centro francés del Manchester United no se atrevió a dar para para vestir de blanco, ahora toma la iniciativa una vez más y ha movido ficha para acelerar el empuje que le lleve al coliseo blanco. Ha optado por hacer que su entorno, interesadamente, ponga en la órbita de los de Concha Espina la posibilidad de ficharle en el mercado invernal y no esperar a verano, donde, eso sí, se iría gratis.

Cabe recordar que la estructura del Tottenham, que el año pasado dio tan buenos resultados, este año empieza a tambalearse, desde su entrenador, Mauricio Pochettino, que ha dejado caer su intención de irse; a su estrella, Harry Kane, que ha hecho lo propio. Parece una desbandada general en la que el Madrid espera pescar en río revuelto. Interesan el punta, el míster y el centrocampista. Y todos pueden vestir de blanco el año próximo… pero con el escudo del Chamartín.  

Pochettino y Eriksen