Estalla un polvorín para Florentino Pérez: un insustituible pide irse

Tiene ya equipo... y el Madrid le pone precio

Con las temporada oficialmente empezada para el Real Madrid, Florentino Pérez pensaba que sus esfuerzos podían focalizarse de aquí en adelante en fichar a Paul Pogba (o Christian Eriksen). Mientras que para Zinedine Zidane la perspectiva era pareja, una vez seleccionadas las piezas y a la espera de las salidas y la llegada de otro crack, los altibajos serían ya pocos, tan sólo los referentes a poner cuanto antes a punto a sus jugadores. 

Nada más lejos de la realidad.Hay dificultades y complicaciones de difícil solución, y ha crecido una nueva. 

Al estancamiento de la situación Pogba-Eriksen, se le unen los instantes convulsos que devienen de la situación de Gareth Bale, en la que su agente, Jonathan Barnett, se enroca: no saldrá de Madrid. Con el mediocentro deseado aún por llegar y el extremo británico atrincherado, desde la casa blanca sabían habría que buscar salida a los señalados por Zizou. Lo que no esperaban es que surgiera un caso nuevo, sorpresivo y que puede generar desequilibrio en el equipo.

Contábamos en Don Balón que PSG y Arsenal siguen de cerca a Lucas Vázquez y que el gallego, vistos los fichajes, el interés externo y como su rol protagonista puede menguar con las incorporaciones, estaría sopesando la posibilidad de buscar una salida. Pues bien, el jugador ha expresado al club su deseo de marcharse rumbo a Inglaterra, donde Unai Emery le recibiría con los brazos abiertos.

Unay Emery pensativo en un partido del Arsenal

Lucas cree que ha cumplido una etapa gloriosa en el Bernabéu y es hora de firmar, a sus 28 años, su último gran contrato, y, con ello, volver a ser, a través de los minutos y la regularidad, uno de los futbolistas más importantes de España o al menos uno de los elegibles para la Selección Española.

Es la decisión de Lucas, por lo que en el Madrid no pondrán inconvenientes a su salida, eso sí, previo paso por caja. Florentino Pérez no quiere venderle ni Zizou prescindir de él, pero entienden las motivaciones del extremo, sin embargo, y dado que en estos momentos hace falta dinero para acometer una última operación final, quieren el un montante acorde a desprenderse de una pieza clave y versátil, es decir, 50 millones. El Arsenal ha venido a por él con 32 kilos, cantidad insuficiente para el Madrid.