Un ex pupilo de Pep Guardiola 'boicotea' al Barça (y dificulta a Neymar)

Quiere fortalecer a su club del alma

Si finalmente quiere que Neymar aterrice en 'Can Barça', Josep Maria Martomeu tiene que hacer un ejercicio de auténtico encaje de bolillos. Coger cromos propios, preciados todos ellos, y tratar de colocarlos en el mercado, que gusten y obtener un rédito suficiente como para meterse a negociar por el brasileño con Nasser Al-Khelaïfi, al que quieren evitar. Más que nada porque el jeque tiene la sartén por el mango y no solo desea dinero, que le sobra, sino activos con los que justificar la posible salida del jugador nacido en São Paulo.

Precisamente una de esas opciones surge de la necesidad de los parisinos de sustituir con otro crack la pérdida de ‘Ney’, es decir, intercambiar jugadores con el Barça (y por supuesto recibir dinero). Pero claro, esos son los planes desde París, en Barcelona, por contra, tienen otras urgencias. Ya contábamos en Don Balón que Bartomeu quiere cerrar a Griezmann cuanto antes y eso pasa por hacer caja con Ousmane Dembélé. Es fundamental para el Barcelona cerrar ese frente antes de meterse de lleno en la compleja ‘Operación Neymar’, aunque ya esté activada.

El ‘mosquito’ tiene ofertas, sin embargo al Barça solo le cuadra económicamente la del Bayern de Múnich, por 100 'kilos', algo que no le gusta a un exbávaro con peso y voz, y que puede enfriar la negociación: Frank Ribery.

Aunque ya no forma parte de la plantilla de Múnich, Ribery aconseja a su club lanzarse de golpe y frente a la contratación de Leroy Sané, del Manchester City. Concretamente, comentó que “Sané sería un jugador que podría ayudar al Bayern a avanzar. Es hábil, puede jugar en el lado derecho e izquierdo, y tengo curiosidad por ver si realmente le gusta la Bundesliga y opta por Munich", en una entrevista concedida a Sport Bild.

Si finalmente Franz Beckenbauer y Uli Hoeneß optan por su primera opción, es decir, Sané y no por Dembelé, para el Barça sería un fiasco y un obstáculo más en este encaje de bolillos que pretende llevar a cabo Bartomeu para vestir a Neymar de azulgrana otra vez.