Florentino Pérez contraataca por Neymar: ¡Ojo al movimiento brutal!

Sale a la luz la estrategia tremenda del dirigente blanco para hacer frente al Barça

Florentino Pérez lo ha intentado todo este verano con dos bombas mediáticas, una a petición de su entrenador Zinedine Zidane: Paul Pogba; la otra, como deseo personal: Neymar, y en las dos ha fracasado.  Y la afición está caliente ante la mala temporada pasada y los inicios dubitativos del equipo pese a gastarse 300 millones. Más si cabe viendo los movimientos que vienen de Can Barça, en Madrid hay pavor a los cuatro fantásticos: Leo Messi, Antoine Griezmann, Neymar Junior y Leo Messi.

El aficionado blanco tiene un mar de dudas sobre la cabeza y mira a la ciudad condal con auténtico complejo de inferioridad. Y no es para menos, si finalmente se concreta el traspaso del brasileño por el Barcelona, se presenta un panorama oscuro para el conjunto de Concha Espina, que tendría que luchar contra un club, el culé, que le ha superado holgadamente las dos últimas temporadas pero que además ha habría fichado a dos de los mejores futbolistas del mundo, reuniendo, posiblemente y en un delantera antológica, a 4 de los top 5 mundiales, quizá con excepción de Eden Hazard, Mo Salah y Kylian Mbappé.

Christian Eriksen, en el Tottenham

Y esa sensación planea por Chamartín, empequeñeciendo el espíritu blanco. Florentino Pérez lo percibe y está frustrado, pero ya es tarde para reaccionar en el ataque. La otra opción que queda es reforzar tanto la medular que, desde ahí, puedan hacer daño a una artillería blaugrana que asusta. Con Paul Pogba imposible, se va a lanzar a la contratación de Christian Eriksen, que está esperando su llamada.   

Sin embargo el danés, un seguro de vida en la medular, no es suficiente, quiere un golpe de efecto más profundo. Por lo que pretende cerrar otro fichaje más barato que Van de Beek y que cubra la faceta defensiva de un Casemiro insustituible. Y el elegido es Marc Roca. Es cierto que el Bayern anda detrás de la perla perica, pero el futbolista no rechazará al Madrid y podría cerrase la operación en 30 millones si, como parece, el Espanyol está dispuesto a rebajar la clausura del jugador en 10 kilos.

¿Será un movimiento capaz de aplacar el fuego culé? Parece poco probable.