Laporta y Xavi lo tienen claro: el futuro del Barça vale 1.000 kilos

El club culé quiere atar al centrocampista con esta cláusula de rescisión que espantará a los posibles compradores

Las opciones de pelear por LaLiga se le han terminado al Fútbol Club Barcelona. La derrota reciente ante el Cádiz en la última jornada y la victoria del Real Madrid ante Osasuna han hecho que la distancia ya sea insalvable para el conjunto de Xavi Hernández. Ahora los objetivos de los culés son otros, una vez que también han sido eliminados de la Europa League en los cuartos de final, y eso significa pelear hasta el final de la temporada por terminar entre los cuatro primeros y certificar el billete para la próxima edición de la Champions League.

Sin embargo, el Barça también está jugando otros partidos en los despachos tratando de confeccionar el mejor proyecto posible para la campaña que viene. Y aparte de la rumorología de fichajes habitual lo cierto es que Joan Laporta está trabajando seriamente también en el apartado de las renovaciones.

En el Camp Nou tienen claro que hay algunos jugadores que no quieren que se vayan y que permanezcan jugando con la entidad culé durante mucho tiempo. Uno de ellos es Ronald Araújo, con quien se mantienen negociaciones desde hace tiempo, pero ahora el Barça aprieta el acelerador por otro joven valor como es Gavi.

El centrocampista cuenta con la total confianza de Xavi Hernández para ser durante los próximos años un referente del Fútbol Club Barcelona y por eso, según apunta el Diario Sport, las negociaciones para renovar el vínculo contractual que une a ambas partes ya están en marcha. Es cierto que el jugador termina contrato en 2023 y que aún le queda una temporada por delante vistiendo los colores blaugranas pero sus actuaciones han levantado muchos intereses más allá de Barcelona y Laporta quiere blindarle para que no se le escape.

Tanto es así, que según esta información del Diario Sport la nueva cláusula de rescisión de Gavi en el Fútbol Club Barcelona pasaría a alcanzar la desorbitada cifra de 1.000 millones de euros, un número intimidatorio que manda un mensaje claro a cualquier club que llegue a preguntar por él: Gavi no se toca. Actualmente su cláusula es de 50 kilos y esa cifra sí que parece más que asequible para muchos equipos poderosos, por lo que en el Barça quieren cubrirse las espaldas.

Obviamente, esta subida de la cláusula de rescisión también iría acompañada de un aumento sustancial de su salario ya que además Gavi sigue ganando peso y galones a pasos agigantados en el equipo y es ya uno de los jugadores importantes de la plantilla.