Lío: Florentino no convence, Ancelotti frustrado y Benzema, culpable

El Real Madrid tiene la problemática de cómo contratar a un delantero esta temporada

Con el éxito de la temporada recién finalizada en el Real Madrid se han puesto ya manos a la obra con los deberes que tienen por delante. El triplete con la consecución de la Supercopa de España, LaLiga y la Champions League parece no despistar ni dejar relajarse a Florentino Pérez, y que ya está en búsqueda de nuevos refuerzos para que la plantilla de la campaña que viene sea todavía más competitiva. Y uno de los puestos que los blancos quieren mejorar, o al menos complementar, es el de delantero centro porque Karim Benzema se encuentra sin un recambio natural.

Tanto Mariano como Jovic están en la rampa de salida y el Real Madrid los quiere fuera. Son dos futbolistas que han aportado poco durante su estancia en el conjunto blanco y que han llegado a participar muy poco con los diferentes entrenadores que se han encontrado en el banquillo. Mariano lleva años a la sombra sin querer marcharse del Santiago Bernabéu pensando que todavía tiene mucho que decir, mientras que el serbio apenas ha tenido regularidad desde que fichó procedente del Eintracht de Frankfurt.

Así las cosas, si ellos dos se marchan Carlo Ancelotti se quedaría sin un recambio puro para Karim Benzema y por eso el Real Madrid está peinando el mercado. Se ha hablado de nombres como Sterling o Rafael Leao, el portugués del AC Milan, pero a la hora de tratar de convencer a este tipo de hombres Florentino Pérez se encuentra con un escollo que va a ser complicado de salvar.

Los merengues quieren un sustituto para Benzema y que sea de garantías, pero precisamente ese es el principal problema, que los cracks que toca el Real Madrid no van a aceptar fácilmente llegar al Santiago Bernabéu para asumir un rol de suplentes. Ahora mismo, el ‘9’ francés del Madrid es una figura intocable, capitán y con un rendimiento deportivo excelso además de máximo goleador, por lo que sacarlo del once inicial parece una utopía y el delantero que llegue al conjunto blanco sabe que tendrá muy complicado disfrutar de minutos pese a que las temporadas son largas. Así las cosas, Florentino tendrá que hacer malabares para convencer a sus futuribles.