Llegó para ser como Isco, pero Carlo Ancelotti rompe su sueño y Arda Güler lo empuja al banquillo

Llegó para ser como Isco, pero Carlo Ancelotti rompe su sueño y Arda Güler lo empuja al banquillo

El joven mediocentro español esperaba ser importante en Chamartín, pero la pretemporada apunta a lo contrario

El Real Madrid llega a una nueva temporada con un equipo lleno de talento, pero igual de repleto de dudas. El conjunto blanco ha cerrado grandes fichajes en un mercado donde, pese a la falta de un nueve y un lateral diestro, ha conformado una medular plagada de estrellas que darán multitud de opciones a Carlo Ancelotti. Sin embargo, una concentración tan grande de jugadores de gran nivel implica que haya ciertos descontentos, como puede ser el caso de Brahim Díaz, que apenas ha contado para Carletto en la gira por EEUU.

Brahim

El último de una larga lista

Brahim volvió al Real Madrid con la clara intención de triunfar defendiendo la camiseta blanca. El español responde a un perfil que ya funcionó muy bien en la etapa anterior de Ancelotti en Chamartín. Brahim es un jugador muy parecido a Isco, ocupan la misma posición y sus cualidades son muy parecidas. El que fuera estrella del Real Madrid, disfrutó de sus mejores años de la mano de Ancelotti y de Zidane en sus primeros años.

Sin embargo, parece que a Brahim le costará más que a Isco. La competencia en el centro del campo es feroz y el español es el último de una larga lista de hasta siete jugadores distintos, lo cual hace que verlo en el campo sea muy complicado.

Arda Güler le come la tostada

En el dibujo en rombo que ha estado probando Ancelotti, la mediapunta podría ser el espacio ideal para Brahim, que, sin embargo, no se ha podido probar mucho en esa demarcación, ya que su escasa participación en la gira de EEUU no le ha permitido demostrar sus cualidades.

Por su parte, parece que en Chamartín, el joven que genera más ilusión es Arda Güler, el turco ha llegado a Madrid como una gran promesa y junto a su no al Barça se ha ganado el favor de toda la afición, que espera con ansia ver al turco, pese a no haber demostrado nada en la máxima élite, cuenta con mayor confianza que un Brahim, que llevó al Milán hasta las semifinales de la pasada edición de la Champions League.

Así pues, el retorno soñado de Brahim Díaz al Real Madrid no parece que vaya como el jugador esperaba. La dura competencia que tiene en la medular ha provocado que sus oportunidades de demostrar su gran calidad sean escasas, un problema para el crack llamado a ser el nuevo Isco.