Lopetegui ya tiene remplazo por si pierde el domingo. ¡Alarma en Sevilla!

Un viejo conocido del banquillo de Nervión al acecho. La gloria fue suya

El Sevilla de Julen Lopetegui se las prometía muy feliz. Para algunos, incluso, iban a estar luchando con el Barça y Real Madrid por el primer puesto hasta el final de la temporada. La realidad, ya en febrero, es completamente otra. Nada que ver con lo que muchos esperaban o querían, sobre todo en Sevilla. El conjunto que dirige, de momento, Julen Lopetegui, lucha ahora por un puesto Champions y fue apeado de la Copa del Rey por el Mirandés. El puesto de Lopetegui se tambalea y Monchi ya ha llamado a su sustituto.

El Sevilla es ahora mismo quinto con 39 puntos. Empatado a puntos con el cuarto, el Atlético de Madrid, y a 3 puntos del sorprendente Getafe que es tercero. Mucho que mejorar si quiere jugar Champions el año que viene. La Real Sociedad viene por atrás como un tiro y quiere jugar la Champions el año que viene. Hay pelea.

El Sevilla tan solo ha sumado 5 de los últimos 15 puntos posibles. Han dinamitado todo el colchón que tenían con sus perseguidores y las alarmas ya han saltado. Lopetegui vuelve a tener un equipo sin alma entre sus manos. Igual que el año pasado cuando era entrenador del Real Madrid da la sensación por momentos que la plantilla ya no cree en él.

Antes de ayer el equipo perdió contra el Celta de Vigo tras haberse puesto por delante. No saben cerrar los partidos. El equipo es un flan que vive de la inspiración de jugadores como Ocampos. Pero sin el talento individual el colectivo no aparece.

Monchi no puede permitir que el equipo no entre en Champions si quiere seguir creciendo con el conjunto andaluz. Gran parte de los fichajes que podrán realizar para el salto de calidad dependerán de que competición europea disputen.

Monchi ya ha contactado con Unai Emery. Con el entrenador vasco el Sevilla alcanzó la gloria. Ganó tres años seguidos la Europa League, la última ante el Liverpool de Kopp. Sabe lo que es ser sevillista y la presión que eso conlleva. Quizás es el hombre con carácter que le hace falta al equipo.

Ver para creer. Lopetegui otra vez en la cuerda floja. Parece que es una moda que nunca pasa.