Messi le roba a Cristiano ( y no es ni Bentancur ni Emre Can ni Cuadrado)

El argentino quiere ya a un jugador clave para el portugués en el equipo

El puente aéreo entre Barcelona y Juventus parece que sigue abierto. Llevamos todo el verano escuchando los rumores que situaban jugadores de la Juventus en Barcelona, y viceversa.

El nombre que más sonó fue el de Rakitic. El croata, de momento, no está contando para Valverde y en Turín le veían como un refuerzo de lujo para el centro del campo. Es un jugador con la suficiente experiencia como para adaptarse a Italia y a las exigencias de la Serie A. El ex del Sevilla supo desde el principio del interés del equipo italiano y estuvo de acuerdo en negociar con ellos. No así con el PSG donde no tuvo ningún tipo de interés.

El rumor que más fuerza cogió fue un intercambio entre Rakitic y Emre Can. La Juventus hubiera pagado una mínima cantidad y se hubiera llevado al croata y liberado al turco. Un Emre Can que explotó la semana pasada cuando se quedó fuera de la lista de inscritos de la Champions League. Ha levantado un polvorín en el equipo Juventino que de momento no ha parado.

El último jugador relacionado con el Barcelona fue el uruguayo  Rodrigo Bentancur. El joven jugador no ha explotado en la Juventus y en Barcelona veían con buenos ojos su polivalencia y su proyección. Hubiera supuesto 60 millones de euros pero finalmente el Barcelona no se lanzó a por él.

El último, y sorprendente, nombre relacionado con el Barcelona es el de Aaron Ramsey. El de galés llegó gratis este verano a Turín pero de momento no se adaptado ni a la ciudad ni al equipo. Sigue siendo una estrella pero no está triunfando en Turín. Ya se habla de un posible traspaso y el Barcelona está atento. Es un jugador que tiene dentro el ADN Barcelona. De toque rápido, movilidad, capaz de jugar en el fútbol posicional del Barça y polivalente.

 

Messi quiere a alguien como él a su lado. Cansado de jugadores egoístas necesita a alguien que mire más por el equipo que por si mismo. Ramsey puede ser el hombre. Cristiano no ha podido ni catarle.