¡Traición! Cristiano no ha tenido piedad, ¡se ha cargado a dos compañeros!

El portugués demuestra que en el fútbol la amistad no entiende de lealtad

Si el Barcelona está teniendo problemas en el vestuario pasa lo mismo en otros grandes de Europa. El mercado de fichajes ha dejado tocado a muchos jugadores y a muchos clubes.  Han sido muchos días de constantes rumores e informaciones cruzadas. Los jugadores leen la prensa y en ocasiones se enteran del interés de su club por venderles en los periódicos o en las radios.

Ha sido un poco el caso de Ivan Rakitc. Parecía fundamental al inicio de la pretemporada para Ernesto Valverde, de hecho el croata siempre lo ha sido para el vasco. El año pasado el Barcelona quiso venderle al PSG, la oferta era de 90 millones de euros, pero Valverde convenció a la directiva para que le renovará. Firmó un nuevo contrato y se le subió el salario hasta los 8 millones de euros. Entre los mejores pagados de la plantilla.

messi rakitic

Este verano con el intento, fallido, del traspaso de Neymar las cosas han sido diferentes para Rakitic. Comenzó a salir en las quinielas para ir a París en un intercambio con Neymar. Parecía imposible por la importancia del croata en el esquema del Barcelona. Pero han pasado ya tres partidos de Liga y Rakitic aún no ha debutado. Y Valverde no le ha dado explicaciones. Raro.

Incluso llegó a decirse en Italia que la Juventus le quería y que iba a haber un intercambio entre él y Emre Can. El turco no cuenta para Sarri y le buscaban salida. De hecho ayer era el último día para que los equipos mandaran sus listas de jugadores para inscribir en la Champions. En la Juventus hubo dos sorpresas.

Emre Can y el croata Mandzukic se quedaban fuera de la lista. También Chiellini pero lo suyo era por lesión. Ha habido mucha sorpresa en Italia por la no inclusión del turco pero sobre todo del croata. Ha sido fundamental en la Juventus estos años y de hecho marcó gol en la final del año 2017 contra el Real Madrid.

 

Pero la Juventus no espera a nadie y Cristiano sabe que necesita a los mejores para conseguir el título. Su única obsesión. El resto le da igual.