Nike le guarda el 10 de Messi: ¡Florentino Pérez y Europa tiemblan!

Plan galáctico

Nike quiere evitar a toda costa que uno de sus grandes clientes, Kylian Mbappé, acabe en el Real Madrid, cuyo principal sponsor es Adidas, el gran rival. Quieren tener al francés, llamado a ser el rey del marketing la próxima década, controlado muy de cerca y, si es en un club patrocinado por la empresa americana, mucho mejor. Como lo es, por ejemplo, el Barça.

Saben que el legado del argentino llega a su fin y que su contrato acaba en 2021, e incluso podría marcharse este verano. Sea como sea, e independientemente de lo que finalmente ocurra, lo que Nike tiene más que claro es que su sustituto será el astro del Paris Saint-Germain, una idea de la directiva azulgrana. Es el único capaz de minimizar, ni que sea un poco, el impacto de su marcha.

Porque no hay ningún otro futbolista en el Mundo con las cifras del canterano del Mónaco, con su reputación, con su talento y con su liderazgo. Por ello, la multinacional está comprometida a hacer todo lo posible para que acabe en el Camp Nou, e incluso podrían poner dinero de su bolsillo para agilizar la operación. Aunque, para ello, pone un trato. 

No aceptarán que se le dé un rol secundario o un dorsal de poca relevancia, como han hecho con Antoine Griezmann. Quieren que tenga un número galáctico y que amorticen la inversión en menos de 24 horas con la venta de camisetas con su estampa. Y que mejor dorsal que el mítico ‘10’ de Messi, el número más importante de la historia del Barça.

Leo lo lleva desde hace una década, y antes lo han portado otros ídolos como Ronaldinho, Rivaldo, Romario, Stoickhov, Pep Guardiola, Guillermo Amor, Archibald… Mbappé sería el siguiente, y ya lo lleva en la selección francesa.

Tendría un gran impacto.