¡No se hablan! Las malas relaciones en Barcelona que han roto el vestuario

Eran muy amigos pero el fichaje de Neymar ha supuesto un antes y un después en su relación

Lo malo del no fichaje de Neymar para el Barcelona no es el fracaso de no haberle conseguido fichar, esta ventana, es todo lo que ha supuesto para el vestuario la presión de la llegada del brasileño. Sabían desde Junio que él quería volver, pues Luis Suárez y Leo Messi se lo comunicaron a la directiva y a sus compañeros. Desde entonces el frío llegó a un vestuario acostumbrado al calor.

La sombra de Neymar es alargada. Su peso en el fútbol mundial es tal que solo con decir su nombre se genera una noticia. Encima la llegada de Griezmann supuso aún más presión y tensión al vestuario. Sabían que hay sobraba gente. Los salarios no se sostienen y había demasiado peso pesado.

neymar marketing

La relación entre Suárez, Messi y Neymar siempre ha sido excelente. Su buena relación, entre otras cosas, llevó al Barcelona de Luis Enrique a ganar la Champions en 2015. Su sintontía en el campo y fuera de él era total. Eso llevó al club a vender el “tridente” como el mejor de la historia. No les faltaba razón. Su rendimiento acercaba a la teoría que pronunciaban. Se entendían bien y llenaba con su sola presencia estadios.

Sin embargo Neymar se quiso ir y el vestuario del Barça se posicionó entre los que le perdonaban su afrenta, Piqué, Messi, Suárez… y los que no. Estos últimos encima son los que han sonado para salir este verano para la llegada de Neymar.

Uno de ellos ha sido clave para Ernesto Valverde, Ivan Rakitic. El croata tuvo oferta el año pasado del PSG, ofrecía 90 millones por él, pero Valverde insistió en que era fundamental para él. Rakitic renovó cobrando 8 millones al año.

Sin embargo este año le quisieron meter en la operación Neymar. Él, al igual que hiciera antes Coutinho, se negó. Valverde, sin darle más explicaciones, le ha sentado en las tres primeras jornadas de liga invitándole a salir. Negoció con la Juventus pero sin llegar al acuerdo necesario. Y ahora se queda en el equipo sin hablarse con Valverde y creando aún más tensión en el vestuario donde hay mucho paquete sospechoso.

Neymar no se ha salido con la suya y Suárez y Messi deben ahora lidiar con el problema creado por ellos mismos al pronunciar tres palabras que ahora desearían no haber dicho: Neymar quiere volver. En que momento.