¡No quiero saber más, me voy!, el Barça pierde a un aliado de Leo Messi

Su decisión está tomada y se hará efectiva en los próximos días

No se ha visto con buenos ojos en la plantilla del Barça la llegada millonaria de Antoine Griezmann, el cual va a quitar el puesto a muchos jugadores ya que supone un elemento más en tres cuartas partes de campo para adelante, y eso acarrea más dificultad para encontrar un hueco. Entre los molestos no están solo los indiscutibles como Leo Messi, Luis Suárez (que preferían a Neymar) o incluso Ousmane Dembelé, también los hay en la segunda línea.

Y esta preocupa especialmente al técnico del FC Barcelona, Ernesto Valverde, porque sabe que es la profundidad de banquillo lo que trae los títulos: en la carrera de larga distancia por los campeonatos, tener un fondo de armario amplio evita acumular minutos en las piernas de unos pocos y distribuirlo entre muchos.

Si el txingurri pierde a los recambios de garantías, pierde fuerza. Y uno de ellos tiene decidido irse desde la llegada de El Principito (ni siquiera quiere saber si finalmente Neymar se viste de azulgrana). En su día pidió minutos acorde a los que había dado, según él, de mucho nivel cuando se apostó por su entrada en el equipo, como en el derbi ante el Real Madrid. Está a disgusto y ya no hay vuelta a atrás.

Griezmann, de blaugrana

Desesperado, Malcom ha hecho saber a Josep Maria Bartomeu de manos de su representante que se va y que tiene equipo. De hecho está negociando con él y en los próximos días se hará efectiva su salida de Can Barça. Será rumbo a San Petersburgo, al Zenit. Así lo ha confirmado su presidente Alexander Metvedev en unas declaraciones a Fontanka: “Las negociaciones para Malcom están avanzadas ​​y estamos pasando por una fase activa y decisiva”. Solo quedan unos flecos por limar relacionados con el precio inicial de salida fijado por el Barça para el extremo, tasado en 40 millones de euros, que los rusos consideran excesivo.