¡Ojo con esto! Este crack mundial se ofrece al ¡Real Madrid!

No tiene intención de renovar con su actual equipo

¡Vaya mercado movidito el que está atravesando el Real Madrid! Muchos jugadores están pasando por las oficinas del club y otros tantos quieren llegar a ellas.

El último jugador que parece que tiene futuro vestido de blanco es el central brasileño del PSG, Marquinhos. El futbolista le ha comunicado a su club que no renovará el contrato que le vincula al club parisino hasta final de la próxima temporada y Florentino ha esbozado una interminable sonrisa.

El presidente del Real Madrid lleva dos temporadas con el fichaje de Marquinhos en mente y, tras varias negativas, todo hace indicar que el jugador defenderá el escudo madridista la próxima temporada. Con la avanzada edad de Sergio Ramos y los innumerables pretendientes que tiene Raphael Varane, la zaga central del equipo la temporada que viene podría estar ocupada por una pareja de brasileños: Éder Militao y Marquinhos.

El central del PSG tiene 25 años y lleva en la entidad parisina siete temporadas, tras ficharle de la Roma en el año 2013. El jugador ha pasado por todo tipo de situaciones en el equipo, pero actualmente es una de las piezas claves para su técnico y le resultará duro asimilar que no podrá contar con él la siguiente temporada. La operación, si llega a consumarse, se cerraría en torno a los 70 millones de euros.

La posición natural del brasileño es la de central, pero también puede desempeñar la función de destroyer en el centro del campo, algo que resultaría de suma utilidad para Zidane ya que el técnico francés del Real Madrid quiere un recambio de garantías para Casemiro en esa posición.

Florentino quiere hacer mella en París y, no del todo satisfecho con su propósito de fichar a la megaestrella Kylian Mbappé, desea robar a otro de sus jugadores franquicia que podría dejar muy mermado a uno de sus mayores rivales en la Champions. El jeque del PSG, Nasser Al-Khelaifi, no está dispuesto a ser el hazmerreír del continente e intentará hace todo lo posible para retener a dos de sus mejores activos que están muy convencidos de vestir de blanco.