De rechazar al Madrid a triunfar en LaLiga. Cuando decir no es un sí

Florentino hizo una ofertar por él pero rechazó jugar para los blancos. Sus planes eran otros. Hoy apunta al Barça y a la Eurocopa

Pocos jugadores se atreven a decir no al Real Madrid. Durante la historia reciente del club blanco ha habido algún caso llamativo. Santi Cazorla fue el que más escoció al madridismo. La calidad del asturiano hubiera sido bien recibida por el Madrid. Todo parecía hecho y las tres partes estaban de acuerdo. A Cazorla le pillaron incluso hablando con Casillas, “me trataréis bien”, llegó a decir. Pero a última hora se arrepintió. Dijo no al Madrid. No ha sido el único.

Y es que muchas decir no es un futuro sí. Sí a una carrera deportiva llena de éxitos, como la ha tenido el ahora jugador del Villarreal. Se fue al Arsenal y volvió tras dos años de lesiones que a punto le dejan en muletas para toda la vida. Pero Cazorla es pura superación.

Como lo es también Alexander Isak. El sueco de la Real Sociedad golea para el equipo de San Sebastián. Le ha costado adaptarse a LaLiga, pero no lo ha podido hacer mejor. Ya suma 14 goles esta temporada, 7 en liga y 7 en copa, y demuestra por qué el Madrid se interesó por él. La juventud va unida a su talento.

El pasado jueves destrozó al Madrid en la Copa del Rey. El equipo blanco quedó apeado de la competición tras una exhibición del jugador sueco. Dos goles que sirvieron para que su equipo ganará por 3 goles a 4.

Hace dos temporadas, cuando aún era jugador del Borussia de Dortmund llegó su informe a Valdebebas. Le querían para el Madrid Castilla. Sin embargo, a él no le convenció la oferta, quería jugar en el primer equipo, no en Segunda B. Su no fue bueno, pues ahora los grandes le quieren.

La Real pagó por él este mismo verano 6 millones y medio y ya se frota las manos. Su clausula es de 60 millones. Hay negocio a la vista. El Barcelona tanteó a la Real tras a la lesión de Dembèlè. Sería el golpe final para el madridismo. Primero dice que no, luego les elimina de la Copa y termina fichando por el eterno rival.

Isak dijo no para que su carrera deportiva fuera un sí. Mucho que aprender. Cuando precipitarse no es una opción y la paciencia es una virtud. Aquí está el ejemplo. Irá a la Eurocopa con Suecia y jugará contra España. Será un palcer verle.