Última hora por Paul Pogba: ¡el Manchester abre la puerta!

Se allana el camino

Más allá de jugar con el Tottenham por Dani Ceballos e incluso Gareth Bale, por quien El Real Madrid ha descubierto un interés oculto de los Spurs, y tratar de fichar a Christian Eriksen a un coste muy bajo o incluso nulo, si se diera este doble intercambio, la paciencia de Florentino Pérez empieza a obtener sus frutos: los clubes interesados en venderles, bajan sus pretensiones; las entidades con resolución para comprarles, se impacientan.

Desde Italia, Inglaterra o España, el Madrid es un foco de atención total. Al mediocentro sevillano y el extremo galés, citados, se unen las situaciones de Keylor Navas, Mariano Díaz, Borja Mayoral, Brahim Díaz, Rodrygo Goes, James Rodríguez, Jesús Vallejo, Marco Asensio y Nacho Fernández, todos ellos pretendidos por muchos clubes. Eso sitúa al club blanco en una situación de preferencia para negociar, porque posee activos deseados. El plan de Florentino Pérez es sencillo: guardar silencio y actuar en la sombra.

Florentino Pérez, presidente del Real Madrid

Con el 90% del trabajo hecho, este guion está dando importantes resultados al presidente del Madrid. Los primeros por las ofertas que están llegando por la mayoría de esos jugadores, ya sea en calidad de cedido o traspasado. Los segundos porque el otro 10%, Eriksen y Pogba, se va abriendo, ya no son imposibles. Ninguno de los dos.

Ahora los blancos saben que Gareth Bale interesa a, precisamente, Diablos Rojos y londinenses. Saben, asimismo, que Paul Pogba está presionando con su agente a la cabeza, Mino Raiola, para abaratar la operación, fijada por el Manchester en 150 millones de libras, y así permitir que las ventas merengues alcancen para realizar un desembolso beneficioso para las tres partes.

Máximo cuando la Juventus, el otro competidor por en francés, ha hecho saber al club de Old Trafford que no podrá superar los 90 millones de euros, una cantidad muy lejana de los 180 que piden en Inglaterra. El Madrid se queda solo en la puja por el centrocampista galo. Otra ventaja.

Paul Pogba, con el Manchester

La paciencia sigue dando frutos y las trincheras que parecieran antaño infranqueables ahora empiezan a mostrar signos de flaqueza. Hay luz y Pogba vuelve a ser posible.