Venganza increíble de Florentino Pérez: va a por otro crack, ¡lo quiere ya!

Giro de los acontecimientos y no gusta en Inglaterra

Es un secreto a voces que forma ya parte de la realidad futbolística: Paul Pogba no va a vestir de blanco la próxima temporada. La elevadísima cantidad que pide el Manchester United por el galo unido a la imposibilidad de dar una salida provechosa a Gareth Bale y James Rodríguez hacen de esta opción millonaria una utopía para el equipo de Concha Espina, que de hecho se ha desechado ya en las oficinas del Santiago Bernabéu.

Tanto es así que el club de Florentino Pérez trabaja para cerrar a Donny Van de Beek en los próximos días por casi un cuarto de la cantidad que supondría el traspaso del mediocampista galo, 60 millones de euros. Pero no va a ser el único movimiento de un presidente blanco que se haya en cólera por el proceder de los red devils, otra vez (ya tuvieron un gran desplante cuando David de Gea estuvo a unos minutos de reclar en el Real Madrid).

Van de Beek en un partido con el Ajax

La posible salida de Isco Alarcón al Manchester City y el intento de un traspaso final de James Rodríguez, posibilitaría que los blancos recibieran una inyección económica suficiente como para reinvertir en una posibilidad sorpresa que supondría moral y estratégicamente un golpe de efecto a favor del Real Madrid. Y este sería hacerse con los servicios de Bruno Fernandes, anhelo de Ole Gunnar Solskjaer, tasado en 70 millones.

Al portugués, por su parte, le ha llegado esta posibilidad y quiere sondearla, para él sería un sueño vestir de blanco, como su compatriota Cristiano Ronaldo. El movimiento de Florentino es arriesgado, pero cuenta con el beneplácito de Zinedine Zidane, que vería muy reforzado su medio campo y se quitaría uno de los dos señalados por él durante esta pretemporada: James Rodríguez.

Fernandes, perteneciente al Sporting de Portugal, tiene 25 años y está pretendido también por el Tottenham de Mauricio Pochettino.