A Zidane y Florentino Pérez les salpica este lío del vestuario ¡Cuidado!

¡Impresionante! Las buenas sensaciones blancas se pueden venir abajo por esto

El Real Madrid se fue al parón de selecciones tranquilo y confiado. Tras la victoria holgada y con buenas sensaciones ante el Eibar (y la doble frente al Galatasaray), los blancos se reencontraron con su versión más goleadora, el juego asociativo y algo que no poseían desde hacía muchas temporadas: solidez defensiva. El Madrid no encaja un gol desde hace justo un mes, ante el Mallorca, fuera del Bernabéu y última crisis madridista.

Y esa es la última etapa quemada por los de Zinedine Zidane, desde entonces todo han sido buenas noticias: Fede Valverde y Rodrygo Goes, la versión más chelsiniana de Eden Hazard, el Karim Benzema más certero y la línea defensiva más rotunda. De hecho, los blancos han dado la vuelta a la situación y se acercan a diciembre, antes del parón invernal, en lo alto de la clasificación y con la oportunidad de atacar el liderato y ser campeón de invierno (para ello tendrán que ganar El Clásico del día 18), además de devolver la moneda a Brujas y PSG en la Champions League, algo que incluso le metería en la pelea por la primera plaza del grupo.

Zidane y Hazard

Todo impensables hace solo 30 días, pero ¿y si esto es un castillo de naipes? Los extremos en el conjunto de Concha Espina están comunicados por una delgada línea y pueden volver a revertirse como las dos partes de un espejo. Y no son baladíes los retos que se aproximan. El primero, concretamente, es una amenaza interna y que viene con credenciales para hacer mucho daño al Madrid y tiene en guardia a Florentino Pérez y Zizou.

Porque la Real Sociedad de Martin Odegaard, jugador revelación del campeonato, llega como quinto clasificado al coliseo blanco, a dos puntos del líder, el Madrid (colíder junto al Barça). Este asunto tiene una doble lectura. Por un lado, el Madrid tiene la obligación de refrendar su buena racha en casa y alejar al que ahora mismo es un rival directo por LaLiga. Pero la otra señala a un jugador, el noruego, que pertenece al Real Madrid y querrá hacer el partido de su vida en la capital de España. Si lo consigue y su equipo doblega al de Zidane, el eco será tan fuerte que ya nadie en Chamartín recordará el mes de sosiego…

Benzema y Florentino