Zidane harto de su jugador. Él prefiere quedarse en la grada que marcharse

El joven jugador sabe que el año pasado mostró solo un poco de su potencial y no quiere marcharse sin mostrar más

Sigue la semana en el Real Madrid sin que aparentemente vaya a llegar ningún jugador nuevo. El madridismo empieza a impacientarse pero la verdad es que Florentino Pérez y su directiva siguen con sus lentos movimientos para reforzar el equipo.

El Madrid se movió rápido en el inicio del mercado para cerrar cuatro incorporaciones.

La de Hazard, por 100 millones, era un secreto a veces. Había mucho interés en traerle desde hace ya un par de temporadas y el jugador solo quería jugar de blanco. Era su sueño desde niño y sabía que si no fichaba este año se le podía escapar. Finalmente lo hizo y su calidad debe de ser fundamental.

Mendy llegó para reforzar el lateral izquierdo por 50 millones procedente de Lyon. Marcelo parecía que iba a seguir pero de momento el brasileño sigue siendo titular.

Militao llegó del Oporto por 50 millones buscando ser el central que apretará a Ramos y Varane que no tuvieron un buen año la pasada temporada. Sigue sin debutar.

Jovic fue el delantero elegido por el Madrid para competir y acompñar a Karim Benzema. El joven Serbio hizo una temporada espectacular en Alemania y el Barcelona también estaba detrás de él. Es el único que ha debutado en Liga.

Los 4 tienen algo en común y es que los 4 han estado lesionados. Mendy y Hazard aún se recuperan. Jovic y Militao solo pararon por unos golpes en pretemporada. Pero su inicio en el Madrid no está siendo fácil.  Nunca lo es. Que se lo digan a Mariano.

El delantero llegó el año pasado con la responsabilidad de ser el jugador número 12. El primer recambio y siempre preparado para ser titular. Empezó con ganas y marcó un golazo a la Roma en Champions. Pero poco a poco se fue diluyendo su importancia en el equipo. Este año ni si quiera entrena con el equipo. Zidane harto de su situación y de que no quiera salir le ha enviado al gimnasio.

Allí se prepara Mariano para tener la oportunidad. Pero no parece que vaya a llegar. Julen Lopetegui le quiere en el Sevilla pero él insiste en triunfar de blanco. La situación cada vez es más tensa y el Madrid tendrá que inscribirle y dejarle entrenar con el grupo si se queda. Esa es la baza que juega Mariano. Sus cartas están sobre la mesa. Zidane no las quiere ni mirar.