Batalla United - Madrid en la sombra por el Nuevo Pogba ¡Cifras mareantes!

El jugador prefiere al equipo de Zidane, pero los 'reds devils' ofrecen más dinero

Dado que Paul Pogba está descartado para el Real Madrid (los blancos nunca van a pasar de los 100 millones por él y el United pide casi el doble) a Zidane se le ha antojado otro futbolista, muy parecido, que cubre una amplitud de campo enorme, es polivalente, joven y está deslumbrando a sus 20 años en la Ligue 1. Tanto, que le llaman el Nuevo Paul Pogba. El problema para los blancos es el de otras tantas veces: el Manchester United.

Los merengues se han tomado con calma el fichaje de Boubakary Soumaré, algo que les puede costar caro, porque el United, que confía en la venta de su mediocentro francés, también quiere hacer un cambio a mejor, de futbolista por futbolista, ganando en futuro e implicación. Ed Woodward en persona se ha ido a tierras francesas a negociar la venta del joven centrocampista de Lille. Aunque, por ahora, sin éxito.

Ed Woodward

A favor del equipo de Florentino Pérez juega que el futbolista prefiere ponerse a las órdenes de Zinedine Zidane antes que a las de Ole Gunnar Solskjaer o, presumiblemente, Maurico Pochettino. Igualmente le atrae más la posibilidad de vivir en España que en Inglaterra. Además, Soumaré es consciente de que una buena temporada en un club como el Real Madrid te pone en la órbita de los mejores futbolistas del mundo.

Y él quiere serlo. Aunque para hacer que fiche por el club de Concha Espina no será tan fácil. El United está dispuesto a llegar a los 100 kilos por él, una cantidad que los de Chamartín creen desproporcionada por una perla, sí, pero aún por pulir. En Madrid piensan en 70 millones de euros. De parecer un crack a serlo resta un gran camino. Y el Lille, por supuesto, se decanta por los británicos. Asimismo, ya anteriormente el Madrid se ha negado a plegarse a las directrices de un mercado al alza y puede volver a hacerlo, aunque eso no agradaría a un Zizou que confía en la explosión definitiva de Soumaré. Woodward también piensa lo mismo. La batalla, una vez más, está servida.