El detalle del PSG que 'mata' al Atleti y pone muy complicado a Cavani

El charrúa quiere jugar, si es en España mejor

Edinson Cavani es el gran anhelo del Cholo Simeone para su Atlético de Madrid en este mercado de invierno. La definición del uruguayo y su capacidad para anotar le convierten, a juicio del entrenador argentino, en una marca patentada que sirve como remedio al mal que padece el equipo: la falta de gol. Y cuenta con la aprobación del propio futbolista, que le gustaría ponerse a sus órdenes. Todo parece listo, pero no, es algo más complicado: porque el PSG exige otra cosa y eso lo aleja de España y lo acerca a Inglaterra.

En primer lugar porque el otro gran rival en la disputa por hacerse con sus servicios es el Chelsea de Frank Lampard, para ir a la Premier League, que desea pescar en el río revuelto que supone la situación del jugador en la capital de Francia y llevarse a un ariete con un olfato como pocos a un módico precio. Para el club londinense, claro, porque los colchoneros no pueden acercarse a la oferta de los británicos, 10 millones superior a la suya.

Simeone

Y eso al PSG le trae sin cuidado. Los parisinos, si acceden a vender al sudamericano, lo harán por la mejor oferta posible, y esa no es la española. De hecho está lejos de serlo. Luego, hay un conflicto, por un lado lo que desea el uruguayo y el club atlético; y por otro lo que quiere el PSG y da la entidad británica. Lo curioso es que el entorno del futbolista, que le ha mostrado su situación, empieza a decantarse en contra de la oferta rojiblanca.

Porque miran por el futuro del delantero, que ya va siendo más corto a sus 32 años, y sienten que si desaprovecha la posibilidad de firmar por los Blues y finalmente no se concreta la posibilidad de Atleti, al final el damnificado sería él, que volvería a estar en la segunda opción de Thomas Tuchel, por detrás de Mauro Icardi. A estas alturas solo hay una posibilidad de éxito para Enrique Cerezo y Simeone, que el Paris Saint Germain prefiera evitar más líos de vestuario y acceda a vendérselo a la baja.