¡Eran unos racistas! Un ex jugador del Barça carga contra su ex afición

Ha dicho hoy que no echa de menos la vida en la ciudad después de los episodios vividos allí

Hay situaciones muy difíciles de llevar. El racismo en el fútbol es una de ellas. No es nuevo y parece que no se va a superar tan fácil como muchos pensaban. Muchos jugadores lo siguen pareciendo y muchos partidos tienen que ser detenidos por insultos racistas desde la grada. En España hemos vivido situaciones de tensión.

Le pasó a Samuel Eto´o cuando jugaba en el Fútbol Club Barcelona. En un partido contra el Zaragoza amenazó con irse del terreno de juego por los insultos racistas que estaba recibiendo desde la grada. El arbitro estuvo a punto de detener el encuentro y no dejó salir del terreno de juego al camerunés.

Esta misma semana hemos vivido un desagradable episodio en el Bulgaria Inglaterra. Con la grada semi vacía la selección inglesa, con numerosos jugadores de color, fue objeto de insultos racistas durante todo el encuentro. El colegiado tuvo que parar el partido hasta en 3 ocasiones y amenazó al delegado búlgaro con detener el encuentro definitivamente si no era capaz de hacer cesar los cánticos racistas.

El que ha hablado sobre racismo hoy es Dani Alves. El brasileño también vivió un episodio desagradable cuando jugando un Villarreal-Barcelona le tiraron un plátano desde la grada. El ex del Sevilla lo peló y le dio un mordisco. El gesto se convirtió en viral y fue una imagen icónica contra el racismo.

Hoy ha dicho que no echa de menos París. El ahora jugador del Sao Paulo dice que ambas ciudades tienen sus similitudes y que no tiene nada que envidiar la ciudad brasileña a la francesa. Además ha dejado claro que la mayor diferencia es que París era una ciudad racista. Racismo que según él vivió en sus propias carnes.

Desde luego unas polémicas declaraciones de un jugador acostumbrado a ser siempre noticia. Por su juego y por su boca. Pero no falla.