Neymar se queda en París. Renovará y deja muy tocado a Kylian

La noticia ha dejado helado a Mbappé que sabe que ya no es el líder único

Nuevo capítulo en el culebrón Paris Saint Germain. El equipo galo vive, desde la pasada temporada, en la mayor de las incertidumbres posibles con lo que al futuro de sus dos estrellas respecta. Desde que empezó el serial con unas declaraciones de Kylian Mbappé al término de la pasada temporada, la situación de ambos ha pasado por casi todos los estados posibles.

Cuando antes de que se fuesen de vacaciones el verano pasado Mbappé dijo a los medios franceses aquello de que en el vestuario solo cabía un líder y que esperaba serlo por muchos años del club parisino, se entendió como una declaración directa contra la apuesta del PSG por Neymar. El club recogió el guante y para contentar a la figura francesa se mostró muy de acuerdo con esas declaraciones. Esto dejó a Neymar muy fuera y, ayudado por su nefasta segunda temporada en París, significó que el jugador estuviese durante semanas más cerca de jugar en Barcelona este año que en París.

Sin embargo, el Barça no pudo pagar lo que el dueño del PSG pedía, esos 222 millones que él había pagado por Ney en el verano de 2017. Y Neymar se quedó en París, en su particular cártel de oro. La temporada comenzó y poco a Neymar ha vuelto a sentirse futbolista, con 13 goles y 7 asistencias en los 15 partidos disputados hasta el momento. Ello ha provocado que PSG y jugador vuelvan a estar en sintonía y hayan comenzado a negociar su renovación. 

Neymar

Quien está ahora en duda con respecto a su futuro en París es Kylian Mbappé. El francés sabe que si Ney se queda no será líder único y a esto se une el interés del Madrid que le quiere y desea para ser su hombre franquicia de la próxima década. Todo ello está haciendo que Mbappé sea cada vez más consciente de que su futuro a medio plazo pasa por Madrid.